Más de 200 mil personas en acto de solidaridad con el Papa

Ciudad del Vaticano.- Más de 200 mil personas participaron el domingo en el Angelus encabezado por el Papa Benedicto XVI en la Plaza de San Pedro para expresar su solidaridad ante las críticas que lo obligaron a cancelar su visita a La Sapienza de Roma.

El dato fue confirmado a la prensa por el vicedirector de la oficina de información de la Sede Apostólica, Ciro Benedettini, quien explicó que los números fueron calculados por la Gendarmería Vaticana.

Desde las primeras horas de este domingo llegaron hasta la plaza vaticana peregrinos que se fueron ubicando en diferentes partes de la plancha asfáltica portando carteles de apoyo y banderas de distintos países como Pakistán o Brasil.

La convocatoria fue lanzada por el cardenal vicario de Roma, Camillo Ruini, tras la polémica de la última semana que llevó a la cancelación de la asistencia del Pontífice el jueves 17 a la universidad más importante del país donde debió inaugurar el año académico.

Ante la presión, manifestaciones públicas de descontento y un ambiente negativo creado en el claustro la tarde del martes último El Vaticano anunció que el líder católico no asistiría.

Al acto de solidaridad con el Papa de este día se unieron diversas personalidades políticas y religiosas del país e incluso en otras ciudades italianas como Milán y Verona se montaron pantallas gigantes para que los fieles en grupo siguieran el Angelus.

"Quien está contra el Papa está contra la humanidad", decía uno de los carteles que portaban algunos de los seguidores del líder católico, mientras otros jóvenes del movimiento Camino Neocatecumenal entonaban cánticos mientras esperaban la aparición del Papa.

Unos segundos después de las 12:00 horas local (11:00 GMT) la figura del Pontífice se vio asomarse a la segunda ventana grande del edificio central del Palacio Apostólico, la que corresponde a los estudios personales del Papa.

Entre los políticos presentes destacaron el ex ministro de Justicia italiano, Clemente Mastella; el líder de la Unión Demócrata Cristiana, Pierferdinando Casini; la senadora Paola Binetti además del ex primer ministro del país, Giulio Andreotti.

También el ministro de los Bienes y de las Actividades Culturales, Francesco Rutelli; la subsecretaria del Interior, Marcella Lucidi, y representantes de los partidos Forza Italia, Alianza Nacional, Partido Democrático y Unión Demócrata Cristiana.

Cuando se asomó Benedicto XVI la muchedumbre explotó de júbilo con cánticos y aplausos; después un relativo silencio para escuchar las palabras de Joseph Ratzinger que hicieron referencia al episodio de La Sapienza y llamaron al respeto de las ideas ajenas.

En varias ocasiones durante el mensaje los presentes interrumpieron con aplausos y gritos la intervención, se escucharon muchos "viva el Papa" además de los clásicos "Benedicto, Benedicto".

Otra gran ovación se verificó al final del discurso, que duró en total unos cinco minutos y con el cual se concluyó una polémica que comenzó tibiamente en noviembre del año pasado cuando un grupo de profesores de la universidad romana enviaron una carta al rector Renato Guarini.

En la misiva expresaron su "indignación" cuando se enteraron que el invitado de honor al inicio del año sería el obispo de Roma a quien calificaron de "oscurantista" y "enemigo de la universidad".

La controversia volvió a tomar fuerza hace dos semanas con una nueva publicaci&oacut

You must be logged in to post a comment Login