Rivera plantea castigo ejemplar por delitos sexuales de clérigos.

México.- El cardenal Norberto Rivera Carrera advirtió que los delitos sexuales cometidos por clérigos deben ser castigados tanto por la ley de la Iglesia como por la Civil, de tal manera que "debe hacerse uso del rigor con mansedumbre".

En el marco de la inauguración del simposio "Sanciones para algunos delitos imputables a clérigos, según el derecho canónico", el jerarca religioso dijo que esos ilícitos provocan no sólo la pérdida de confianza para las relaciones humanas.

También tienen consecuencias devastadoras para la víctima y su familia, la Iglesia y el propio religioso involucrado, expuso Rivera Carrera, en un mensaje que fue leído por el rector de la Universidad Pontificia de México, Alfredo Vargas, en el 25 aniversario de esa casa de estudios.

En el texto, el arzobispo primado de México y gran canciller de esa Universidad, refiere como delito contra el sexto precepto del decálogo la corrupción de menores, el hostigamiento sexual, el abuso sexual, el estupro o la violación cometida por algún clérigo.

Asimismo, señala que a pesar de que estos delitos son gravísimos, el derecho canónico establece que toda acción sancionadora en la Iglesia debe estar presidida por la prudencia.

La prudencia "debe estar presente siempre en el ánimo del juzgador y sobre todo en la actuación de aquellos miembros de la jerarquía a los que corresponde por oficio la aplicación práctica de las sanciones sobre los casos particulares", expresó.

Al citar el Concilio de Trento, Rivera Carrera, recordó que los obispos son pastores y no verdugos y que conviene que la dirección de sus súbditos sea de tal forma "que no se enseñoren de ella".

El jerarca religioso hizo énfasis en la necesidad de que "los pastores se esfuercen con exhortaciones y avisos en apartarlos del mal para no verse en la precisión de castigarlos con penas justas si llegan a delinquir".

De ahí, destacó, citando a dicho concilio, la importancia de la medicina preventiva, aunque aclaró:

"Si por la gravedad del delito es necesario el castigo es entonces cuando debe hacerse uso del rigor con mansedumbre, de la justicia con misericordia y de severidad con blandura para que sin aspereza se conserve la disciplina y para que el castigo sirva a los demás de ejemplo saludable y se aparten de los vicios".

También al citar el canon 1341, Rivera Carrera señaló que al imponer o declarar penas a clérigos que incurrieron en delitos se debe recurrir previamente a la corrección fraterna y a otros medios de solicitud pastoral.

Aunque precisó dentro de este mismo canon se establece que cuando estos medios no basten para reparar el escándalo se le deberán imponer prudentemente las sanciones justas para "restablecer la justicia y conseguir la enmienda del reo".

Añadió que la finalidad general que tiene todo derecho sancionador de la Iglesia es tutelar el derecho de los más débiles y vulnerables, la comunión eclesial y conseguir la conversión de quien ha delinquido.

El arzobispo primado de México invitó a quienes participan en el simposio a que en esta materia, especialmente delicada, por sus repercusiones hagan un estudio sereno, desapasionado y con altura académica.

– NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login