Bolivia: Evo Morales impulsará el cambio dando mayor poder a los sindicatos

LA PAZ (AFP) – El presidente Evo Morales anunció una profundización de sus reformas y la entrega de más poder a los sindicatos, al iniciar el tercero de sus 5 años de mandato, mientras que su vicepresidente, Alvaro García Linera, expresó que en Bolivia hay un proceso revolucionario irreversible que, espera, sea pacífico.

El mandatario brindó el martes un extenso informe de más de seis horas al Congreso, en el que hizo un balance del segundo año de gobierno y una proyección para el resto de su mandato, anunciando la creación de una coordinadora sindical con un poder de decisión incluso por encima de los ministros.

Se trata de la “Coordinadora Nacional Para el Cambio, con una conciencia antineoliberal y anticolonial. Quisiera que sea la máxima instancia de decisiones políticas, que esté por encima del gabinete, para profundizar el cambio”, dijo el presidente en su discurso.

Morales pretende acercar mucho más a los sindicatos a su administración tras un distanciamiento que se evidenció por reclamos y manifestaciones de algunas organizaciones sociales, por pactos presuntamente no cumplidos en la designación de sus representantes en el gobierno.

El presidente tiene un gran respaldo campesino e indígena y de sindicatos de la ciudad de El Alto, aledaña a La Paz y considerada la más pobre de Bolivia, que plantean cambios en el consejo de ministros.

En su discurso, el jefe de Estado anunció también una mayor participación estatal en la economía boliviana, concentrando esfuerzos en vitalizar la estatal petrolera como abanderada del desarrollo, que se extenderá al sector minero.

El mandatario anticipó que sus políticas económicas y sociales no retrocederán, pese “a la resistencia de fuerzas conservadores que quieren volver al pasado”.

“Hemos iniciado una larga jornada de cambios para devolverle fuerza al Estado”, señaló reforzando ideas que previamente esbozó el vicepresidente García Linera, quien afirmó que la política estatista impulsada por Morales permitió al Estado boliviano controlar el 21% de la economía y dejar de ser “el furgón de cola de la capitalización”.

García Linera aseguró que la intención del gobierno de Morales es ampliar la participación del Estado hasta alcanzar este año alrededor del 30% del Producto Interno Bruto, activando un aparato estatal que recibieron de sus antecesores “prácticamente alquilado”.

A su juicio, en Bolivia existe un proceso revolucionario para transitar de un Estado neoliberal a un Estado social que espera, se resuelva de manera pacífica.

“Estamos viviendo un momento de inestabilidad y toda revolución tiene momentos de inestabilidad. Tiene que llegar el punto de bifurcación del proceso revolucionario”, dijo, recordando que el país vivió una proceso parecido en 1952, que se resolvió con las armas.

“Bolivia nunca más será la misma desde el 22 de enero del 2006 (fecha de la asunción al poder de Morales). El camino que emprendimos hace dos años en un camino sin retorno. Ya no se puede ir hacia atrás. Bolivia ha cambiado”, indicó.

Para el analista independiente Carlos Cordero, “el presidente ocupó más de seis horas tratando de convencer al país de que hay gestión, inversiones, programas y otros temas. Ha repetido un libreto escrito por los ministros, que trataron de justificar sus cargos, por lo cual han sido minuciosos hasta el ridículo en sus informes”.

“Sin embargo lo del vicepresidente marcó pautas respecto al proceso histórico que estamos viviendo y cual es la situación de la sociedad boliviana”, añadió.

You must be logged in to post a comment Login