Marchan contra el aborto y a favor de la vida

Miles de personas participaron el martes en una marcha en Washington para protestar contra la decisión de la Suprema Corte de Estados Unidos conocida como "Roe contra Wade" que legalizó el aborto hace 35 años.

Priscila Hernández, mexicana residente de Nueva York, dijo que "estoy acá para defender la vida y para decir a los jóvenes que los necesitamos para que apoyen la vida y para luchar por el regalo que Dios nos ha dado".

Zoraya González, procedente también de Nueva York, señaló que "queremos que la ley cambie para que los hombres y las mujeres no tomen una decisión a la ligera en un momento de desesperación. Es mejor que el aborto que no sea legal para que lo piensen bien".

Antes de la marcha, el presidente George W. Bush envió un mensaje a los manifestantes en el que indicó que "hace 35 años la Suprema Corte de Estados Unidos declaró y decidió que bajo la ley un niño no nacido no se considera una persona".

"Pero sabemos muchas cosas sobre el no nacido. La biología confirma que desde el comienzo cada niño no nacido es un individuo separado con su propio código genético. Los bebes pueden sobrevivir ahora fuera del vientre de la madre a una menor edad", señaló.

"Y los dedos de las manos y los pies y los corazones palpitantes que vemos en el ultrasonido de un niño no nacido vienen con algo que no podemos ver: el alma", puntualizó.

El mandatario destacó noticias recientes sobre una reducción de los abortos en Estados Unidos, aunque indicó que todavía más de uno de cada cinco embarazos termina en un aborto.

Señaló además que se han aprobado buenas leyes que promueven la adopción y extienden la protección legal a los niños que nacieron pese a intentos de aborto.

"Nos unimos para prohibir la cruel práctica del aborto de nacimiento parcial. Y el año pasado impedimos que esa importante ley sea anulada", apuntó Bush ante el aplauso del público.

Una gran cantidad de jóvenes, activistas y religiosos de distintos puntos del país asistieron a la marcha que tuvo lugar en los predios del Monumento a Washington y continuó hacia el Capitolio, que es la sede del Congreso, y a la Suprema Corte.

El seminarista mexicano Alberto Galván, residente en Maryland, dijo que "Dios quiere que construyamos, y no que destruyamos su reino".

"La vida es lo más hermoso que Dios nos ha regalado. Ha sido dada por Dios y nadie tiene derecho a quitarla", señaló por su parte el seminarista dominicano César Cevallos.

La presidenta del Comité por el Derecho Nacional a la Vida, Wanda Franz, dijo en una rueda de prensa que la legalización del aborto hace más de tres décadas ha resultado en 50 millones de muertes.

Apuntó que "no solo son estadísticas", sino que "se han detenido los latidos de un niño vivo no nacido".

"Hoy lamentamos esas pérdidas y nos comprometemos a redoblar esfuerzos para proteger a los niños no nacidos y proporcionar asistencia compasiva y firme a las madres", agregó.

Franz citó un reporte divulgado la semana pasada por el Instituto Guttmacher que mostró que el número de abortos continúa bajando y que en 2005 llegó a 1.2 millones, una reducción de casi la cuarta parte de los más de 1.6 millones registrados en 1990.

Indicó que una parte de esa reducción se debe al esfuerzo de movimientos opositores al aborto para educar sobre ese procedimiento y el desarrollo biológico del ni&nti

{jcomments off}

You must be logged in to post a comment Login