Tsonga está listo para el combate mental contra Djokovic

MELBOURNE, Australia (AFP) – El francés Jo-Wilfried Tsonga sabe que su primera final de Grand Slam, contra el serbio Novak Djokovic el domingo en el Abierto de Australia, será un gran combate mental que tiene intención de afrontar a su manera, relajado y con la cabeza alta.

Tsonga, que está a un partido de unirse a Yannick Noak, el último francés que ganó un ‘grande’ en 1983 en Roland Garros, ha jugado por el momento con desenvoltura, con una despreocupación y una seguridad asombrosas para un joven de 22 años casi sin experiencia al más alto nivel. En Melbourne, ‘Jo’ disputa solamente su quinto Grand Slam.

Pero la historia del tenis está llena de ejemplos de jugadores eufóricos hasta la final y paralizados a la hora de disputar el duelo decisivo.

“En esos momentos, quien controla mejor la presión es quien gana”, dijo Tsonga sobre la actitud de Novak Djokovic en su victoria contra Roger Federer en semifinales (7-5, 6-3, 7-6 (7/5)).

Prueba de que esas cosas también se aprenden, hace cuatro meses el serbio había perdido la final del US Open “en la cabeza”, incapaz de convertir ninguna de las siete bolas de set en las dos primeras mangas contra el número uno mundial.

Para contrarrestar la mayor experiencia de su adversario, aunque el serbio tiene dos años menos, Tsonga, a quien todo el mundo describe como un joven con humor y poco impresionable, intentará simplemente ser él mismo.

“Espero la final serenamente. No siento angustia. El objetivo es relativizar este evento para dar lo mejor de mí mismo”, dijo Tsonga, primer finalista francés de un Grand Slam desde Arnaud Clément en Australia en 2001.

Tsonga, 38º mundial, se enfrentará con uno de los tenistas más dotados de la nueva generación, con un estilo similar a Andy Murray y Mikhail Youzhny, o incluso Richard Gasquet, sus tres primeras víctimas de renombre antes del español Rafael Nadal, a quien arrolló en semifinales (6-2, 6-3, 6-2).

“Soy un poco más ofensivo que Djokovic y quizás él es un poco más sólido que yo desde el fondo de la pista. Atacaré a ultranza”, anunció el francés, que deslumbró con la volea contra el triple vencedor de Roland Garros.

El serbio, número tres mundial, vio el partido entre Tsonga y Nadal y sabe perfectamente que no deberá ser tan pasivo como el mallorquín. Sobre pista dura, está probablemente mejor armado para lograrlo.

Djokovic, gran sacador, muy fuerte con el revés pero capaz de acelerar también su derecha, difícil de desbordar en defensa gracias a su velocidad en carrera, es un jugador extremadamente completo a quien sólo falta el gusto por subir a la red.

Independientemente del vencedor, el Abierto de Australia de 2008 quedará en la historia del tenis pues por primera vez desde hace tres años y la final Safin-Hewitt en Melbourne, es decir, once ‘grandes’ consecutivos, ni Roger Federer ni Rafael Nadal estarán en la final.

“Su dominio es increíble desde hace dos años, es bueno para los aficionados ver nuevas caras”, dijo Djokovic, que nunca se ha enfrentado con Tsonga.

{jcomments off}

You must be logged in to post a comment Login