Condenan a 60 años de cárcel al comandante Simón Trinidad

Un juez federal sentenció el lunes a 60 años de prisión al comandante de las FARC Simón Trinidad por su participación en el secuestro de tres estadunidenses a los que la organización insurgente retiene cautivos desde hace cinco años.

"Sé que el sufrimiento humano (de los secuestrados) no acabará con la sentencia que impondré, pero usted cruzó la línea porque este es un acto de terrorismo", dijo el juez federal Royce Lamberth al comunicarle al guerrillero de 57 años su condena de cárcel.

Lamberth dijo que aunque los cargos por los que Simón Trinidad fue encontrado culpable conllevan una pena de cárcel de por vida, había accedido al pedido del gobierno estadunidense para imponer esta sentencia, que a su vez atendía una solicitud de su par de Colombia.

Lamberth refutó los argumentos de la defensa en el sentido de que el gobierno estadunidense incurrió en irregularidades durante el proceso legal que se prolongó por cuatro años y destacó que el secuestro de los estadunidenses "es un acto de terrorismo".

"Este es un acto de terrorismo que ninguna nación civilizada puede tolerar", dijo el magistrado al guerrillero colombiano, que vestido con un overol de prisionero color naranja, escuchó de pie la sentencia al lado de su abogado Robert Tucker.

Trinidad, por su parte, en una intervención de más de una hora antes de la sentencia, explicó los motivos que lo llevaron a incorporarse a las FARC desde 1984, y también acusó al sistema político colombiano de ser corrupto y cómplice de los males del país.

"Ese es el mejor reflejo de la democracia colombiana, una democracia de papel, el bla bla histórico alejado de la realidad y la verdad", dijo tras calificar como político el proceso, algo que apuntó lo complacía.

"Aquí se ha hecho un juicio político de cabo a rabo, así haya tratado el gobierno de ocultarlo. Ese carácter político me complace porque confirma el carácter político de las FARC", enfatizó.

El pasado 9 de julio un jurado federal encontró culpable a Trinidad de conspiración en el secuestro de los estadunidenses Keith Stansell, Thomas Howes y Marc Gonsalves.

Los tres hombres, empleados de una empresa contratista del Departamento de Defensa se encuentran en poder de las FARC desde 2003, luego que el avión en que realizaban labores de reconocimiento se desplomó en el Departamento colombiano de Caquetá.

La defensa había solicitado una pena de 64 meses de cárcel alegando que la evidencia mostrada en el último juicio, uno de los dos que Trinidad enfrentó por los mismos cargos, no demostraron que este haya tenido una participación directa en el secuestro.

"Es difícil entender el razonamiento en este caso. ¿Qué es lo que tiene él que ver con este caso?", interrogó Tucker en más de una ocasión durante sus argumentos finales, en los que solicitó a Lamberth rechazar el pedido del gobierno para la sentencia.

"Sugiero que el mensaje que la Corte podría enviar, es sentenciar al defendido por lo que hizo personalmente. El mensaje a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) sería que usted hace justicia", dijo.

Tucker aludió así el pedido hecho antes por el fiscal federal Keneth Kohl, quien en sus argumentos finales pidió a Lamberth imponer a Trinidad una sentencia que conllevara el mensaje para la agrupación insurgente.

"Una sentencia de 60 años enviaría un claro mensaje a las FARC para que libere a todos (los rehenes

You must be logged in to post a comment Login