Inundaciones se agravan en Bolivia y dejan aislados a poblados rurales

LA PAZ (AFP) – Las inundaciones que azotan a Bolivia se agravaron en los últimos días, debido a la destrucción de tramos carreteros que han aislado poblados de los departamentos de Beni y Cochabamba, informó este lunes el gobierno, que confirmó que las muertes han subido a 35.

El gerente de Conservación Vial de la estatal Administradora Boliviana de Carreteras (ABC), Ramiro Heredia, informó que al menos tres rutas que conectan a las dos regiones con el rico departamento de Santa Cruz han sufrido la destrucción de su capa asfáltica en varios tramos, por los torrenciales aguaceros que comenzaron en noviembre pasado.

Al menos cuatro poblaciones rurales en la región amazónica del Beni, atravesada por afluentes que alimentan al río Amazonas, y una decena de comarcas pobres en el trópico de Cochabamba (centro) han quedado aisladas, según un reporte gubernamental.

Heredia, gerente de ABC, afirmó que “vamos a iniciar una caravana de monitoreo en todas las carreteras para brindar el auxilio necesario.

El director de Defensa Civil, general Jhonny Patzi, dijo que se recurrió al uso de embarcaciones para evacuar a unas 70 familias en Cochabamba que quedaron completamente aisladas por la crecida de las aguas.

“Hemos dejado en el lugar embarcaciones, se está entregando la ayuda en alimentos y vituallas, como se ha hecho en todas las zonas afectadas, porque se ha hecho un buen trabajo en prevenir desastres”, afirmó Patzi a la AFP.

Los aguaceros, que golpean con intensidad a seis de las nueve regiones de Bolivia y moderadamente a las otras tres, dejaron ya 35 muertos, cuatro desaparecidos, unas 27.500 familias damnificadas y daños económicos que superan los 30 millones de dólares, según un último reporte de la oficina de Defensa Civil.

El gobierno boliviano ha comenzado a recibir la ayuda internacional procedente de Chile, Brasil, Venezuela, Estados Unidos, la Corporación Andina de Fomento y el Banco Mundial, según informó el viceministro de Defensa Civil, Hernán Tuco.

Este lunes llegaron a la ciudad de Santa Cruz un avión Hércules con 15 toneladas de ayuda brasileña, y tres helicópteros, que se suman a los dos que ya operan en Bolivia, procedentes de Chile y Venezuela.

En contrapartida de los esfuerzos gubernamentales para atender las emergencias dejadas por el fenómeno climático La Niña, los empresarios privados del transporte y de la ganadería se han quejado por separado por el escaso apoyo que -según ellos- el gobierno está brindando.

El presidente de la patronal Federación de Ganaderos del Beni, Cristian Sattori, dijo que el sector está desplazando unas 120.000 cabezas de ganado a zonas altas y cuestionó que “haya un divorcio entre el gobierno y los sectores productivos que ha inviabilizado y cortado cualquier tipo de iniciativa”.

El líder del sindicato de transportistas privados de Bolivia, Franklin Durán, aseguró que “el estado de los caminos es lamentable” y cuestionó que la las empresas que deben realizar labores de mantendimiento vial “no están cumpliendo con sus labores”.

Las lluvias también han destruido un ducto que suministra agua a unas 200.000 personas en la ciudad de La Paz, las que ahora deben aprovisionarse de camiones cisternas o sufrir la reducción de horario que aplica la empresa pública del agua.

Un 40% de los barrios de la sede de gobierno padece por el suministro regular del líquido, desde que el viernes colapasara un ducto que distribuye agua desde una represa al norte de la capital.

You must be logged in to post a comment Login