Bush defiende reforma migratoria con seguridad fronteriza

El presidente George W. Bush se pronunció por una reforma migratoria que incluya componentes de seguridad fronteriza, aunque no hizo un llamado al Congreso para aprobarla este año.

"La inmigración ilegal es complicada, pero puede ser resuelta. Y debe ser resuelta en una forma tal que preserve nuestras leyes y nuestros más altos ideales", dijo Bush el lunes en su último informe de gobierno ante una sesión conjunta del Congreso.

El mandatario señaló que Estados Unidos necesita proteger sus fronteras, incluso con la construcción de bardas y tecnología para evitar cruces ilegales, además de elevar el número de agentes y terminar con la política de liberar a inmigrantes.

"Pero necesitamos reconocer que nunca podremos asegurar plenamente nuestra frontera hasta que tengamos una manera en que puedan venir los trabajadores extranjeros a apoyar nuestra economía", dijo a los legisladores, que le aplaudieron en diversas ocasiones.

Bush insistió en que es necesario encontrar una forma "humana" para lidiar con el problema, además de concentrarse en aquellas personas que quieren hacer daño a Estados Unidos.

La portavoz de la Casa Blanca, Dana Perino, aclaró horas antes que el presidente no esperaba sin embargo que el problema de la reforma migratoria se resuelva este año.

"No tiene ilusiones de que este Congreso tomará decisiones para una reforma migratoria integral. No le va a pedir al Congreso que la apruebe. Está consciente que no ocurrirá este año", precisó Perino.

Aunque Bush apoyó una reforma migratoria que incluía una ruta a la legalización de millones de inmigrantes indocumentados, la iniciativa fue bloqueada para su votación final en el Senado, debido a la oposición de una mayoría de senadores republicanos.

Los líderes legislativos Harry Reid y Nancy Pelosi coincidieron en la semana en que no anticipaban un debate sobre la reforma migratoria en 2008 en el Congreso, en parte debido a que el año electoral complica la búsqueda de acuerdos.

Perino señaló que, a pesar de ello, el presidente cree que es necesaria una reforma que mantenga las fronteras seguras, sea agresiva en el cumplimiento de la ley a nivel interno e incluya un plan de trabajo temporal.

Aun cuando la reforma migratoria no está en el calendario de la legislatura, el tema ha sido un motivo recurrente de debate entre los aspirantes presidenciales republicanos, sólo uno de los cuales, John McCain, apoya una reforma migratoria integral con legalización.

Entre los demócratas, tanto Hillary Clinton como Barack Obama y John Edwards apoyan una reforma migratoria, aunque los dos primeros votaron en su momento a favor de dar fondos para la elevación de bardas en la frontera con México.

– NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login