Tensión Vaticano-Argentina por retraso en “visto bueno” a embajador

Ciudad del Vaticano.- El atraso en la concesión del "placet" (visto bueno) en jerga diplomática, de parte del Vaticano al nuevo embajador argentino, al parecer por ser divorciado, provocó nueva tensión política entre Buenos Aires y Roma.

La anunciada salida del anterior representante del país sudamericano ante la Sede Apostólica, Carlos Luis Custer, por motivos de salud de uno de sus familiares abrió la posibilidad de llegada al puesto de Alberto Iribarne, ex ministro de Justicia de la Nación.

Divorciado y convivente con una segunda esposa, según filtraciones de prensa, El Vaticano habría bloqueado su nombramiento por "cuestiones morales" ya que no sería bien vista esta situación en el representante de un país de mayoría católica.

Según "la convención de Viena, el placet es un derecho del Estado receptor que puede negar la designación de un embajador ante su gobierno incluso sin informar las razones, en este caso se trataría de una prerrogativa de la Santa Sede", dijeron a Notimex fuentes diplomáticas.

Estas confirmaron que el gobierno de Buenos Aires presentó hace más de un mes la propuesta de Iribarne como sucesor de Custer y que el retraso en la aprobación causó sorpresa.

De hecho, una vez dado a conocer el supuesto bloqueo papal, el actual ministro de Justicia, Seguridad y Derechos Humanos argentino, Anibal Ibarra, salió en defensa de su antecesor, a quien calificó de una "persona ejemplar".

"No soy muy ducho en esos temas, pero no conozco a nadie que por no haber tenido suerte en su matrimonio tenga que ser condenado", fueron las palabras exactas del secretario.

La mañana de este miércoles fuentes del Vaticano confirmaron que esos comentarios junto con la filtración a la prensa del caso, atribuida entonces al gobierno de Buenos Aires, causaron malestar en la Curia Romana.

La prensa sudamericana colocó el asunto en el marco de unas desgastadas relaciones institucionales entre la Iglesia Católica, el anterior gobierno de Néstor Kirchner (cuya esposa es su sucesora) y la Sede Apostólica.

Episodios como el desconocimiento del presidente al obispo castrense apoyado por Roma, la ausencia del jefe de Estado en los funerales de Juan Pablo II y la falta de interlocución entre la Casa Rosada y el cardenal del país, Jorge Bergoglio, testimonian el desencuentro.

"Los periodistas están queriendo hacer un caso político de un asunto que no tiene ese cariz, en ningún momento tiene relación el placet al embajador con esos acontecimientos de la política exterior de Argentina", sostuvieron las fuentes consultadas.

Normalmente el otorgamiento del placet es considerado un proceso de "trámite", sobre todo en la mayoría de los países, pero en el caso del gobierno central de la Iglesia Católica cada nombramiento se analiza a detalle, en especial en las naciones de mayoría católica.

El protocolo marca, por ejemplo, que cuando las naciones cristianas tienen jefes de Estado o de gobierno divorciados y vueltos a casar, al momento de su visita al Papa estos deben comparecer sin sus nuevas compañeras.

Un caso recordado fue aquel de la visita en octubre de 2001 del entonces presidente de México, Vicente Fox, quien debió asistir sólo a ver a Juan Pablo II y no pudo hacerlo acompañado de su segunda esposa, Marta Sahagún.

Oficialmente no hay aún comunicación de parte de la diplomacia del Vaticano con el gobierno de Argentina sobre la negativa del placet y por tanto, en las formas, Buenos Aires se mantiene a la espera de una confirmación.
<

You must be logged in to post a comment Login