Guerra sucia contra guerrillas en Perú se inició antes de Fujimori (testigo)

LIMA (AFP) – La guerra sucia practicada por el Ejército peruano contra las guerrillas locales no fue exclusiva del gobierno del ex presidente Alberto Fujimori (1990-2000) sino que se remonta a la década anterior, dijo el viernes un ex comando durante el juicio por violaciones a los derechos humanos al ex gobernante.

"Muchos oficiales son ahora defensores de los derechos humanos, pero antes callaron. Hubo excesos antes (de 1990 cuando empezó Fujimori)", dijo el ex comando y agente de inteligencia Angel Sauñi, integrante del clandestino grupo Colina, destacamento militar responsable de las mayores matanzas de sospechosos de terrorismo en el conflicto interno peruano (1980-2000).

Sauñi aseveró que la doctrina militar en la que se basó el Ejército peruano en su lucha contra las guerrillas de Sendero Luminoso (maoísta) y el MRTA (guevarista) se basó en las enseñanzas y manuales de la Escuela de las Américas, en Panamá, impartida en la década de 1970.

"El curso de la Escuela de las Américas lo han hecho todos, con tácticas de guerra contrainsurgente para destruir a las izquierdas de América Latina. Eso es uso y costumbre en el ejército", narró el ex agente interrogado por el abogado defensor de Fujimori, César Nakazaki.

El ex comando resaltó, sin embargo, "que los abusos son actos aislados, que no obedecen a una actitud institucional".

Sauñi admitió haberse sumado al grupo Colina en 1991 luego de haber formado parte del grupo Escorpio, una unidad militar clandestina que actuó desde 1988 contra las guerrillas durante el primer gobierno del actual presidente Alan García (1985-1990).

"La versión de Sauñi demuestra que las acciones del grupo Colina no eran producto de la demencia del jefe del destacamento, mayor Martín Rivas, sino que eran una política institucional del Ejército anterior", dijo a periodistas David Rivera, abogado de las víctimas.

"Tenemos que probar que Fujimori tiene responsabilidad penal en los hechos por haber respaldado esa política institucional", agregó Rivera.

El abogado defensor de Fujimori, César Nakazaki, resaltó que el testimonio del ex agente Sauñi "echa por tierra y desacredita las acusaciones del ex agente del grupo Colina Julio Chuqui, quien acusó al ex presidente de ser la cabeza del grupo Colina".

Sauñi no aportó pruebas que involucren directamente a Fujimori con la estructura de mando del Grupo Colina, aunque narró con pasmosa sangre fría los crímenes del destacamento. "Ya están con San Pedro", dijo al resumir la frase con que el jefe del destacamento, Martín Rivas, informó a sus superiores sobre la ejecución de los 9 estudiantes y un profesor de la Universidad La Cantuta en 1992.

Sauñi es el mismo personaje acusado de haber secuestrado y desaparecido en Lima al adjunto del agregado militar de Ecuador en Lima, el sargento Enrique Duchicela, quien jamás apareció vivo desde que lo capturó un comando militar peruano en 1987.

Duchicela fue secuestrado por haber comprado secretos militares al peruano Marco Barrantes. Ambos fueron ejecutados por un comando en el que participó Sauñi, según relató el ex agente Jesús Sosa en el libro ‘Muerte en el Pentagonito’, del periodista Ricardo Uceda.

Fujimori es juzgado en este megaproceso por violación de los derechos humanos en el caso de la matanza de Barrios Altos (1991, 15 muertos) y la masacre de La Cantuta y por el de secuestro de un periodista y empresario.

La fiscalía ha solicitado la pena de 30 años de prisión para Fujmori, próximo a

You must be logged in to post a comment Login