Marcial Maciel vivió contrastes religiosos

Ciudad del Vaticano.- El sacerdote mexicano Marcial Maciel Degollado, fallecido este 30 de enero, vivió una vida de contrastes religiosos la cual comenzó como jesuita y terminó como Legionario de Cristo.

Nacido el 10 de marzo de 1920 en la localidad de Cotija, del occidental estado de Michoacán; hijo de Maura Degollado, en 1936 se trasladó a la Ciudad de México para empezar su formación sacerdotal.

Ingresó en varios seminarios, primero en uno de Veracruz dirigido por su tío abuelo, el obispo (hoy santo) Rafael Guízar y Valencia; después se trasladó al seminario de Montezuma (Estados Unidos), perteneciente a la Compañía de Jesús, que abandonó también.

Según su biografía oficial, el 9 de enero de 1936 se sintió llamado a crear una nueva congregación religiosa, que después se convertiría en los "Legionarios de Cristo", la cual fue instituida en 1941 por el obispo de Cuernavaca, Francisco González Arias.

Ordenado sacerdote el 26 de noviembre de 1944 en la Basílica de Nuestra Señora de Guadalupe en la Ciudad de México, dos años más tarde se trasladó con los primeros seminaristas de su grupo a España.

En 1946 fue recibido por el Papa Pío XII y comenzó la construcción del Centro de Estudios Superiores de la Legión de Cristo en Roma.

A inicios de la década de los 50 la congregación recibió una visita apostólica como seguimiento a algunas denuncias de ex seminaristas, durante la misma fue marginado de su cargo como director general, pero finalmente la investigación no prosperó.

El 6 de febrero de 1965 la Congregación de los Religiosos del Vaticano, bajo el papado de Pablo VI, concedió a la obra de Maciel el "Decreto de Alabanza", por el cual la congregación era plenamente reconocida en el derecho universal de la Iglesia Católica.

El sacerdote erigió el Instituto Cumbres de la Ciudad de México, la primer obra educativa de la Legión que se convirtió después, con el paso de los años, en una red de colegios y universidades con presencia en 13 países del mundo.

Maciel fundó además el Regun Christi, un movimiento que organiza a cientos de laicos y laicas consagrados en los "centros de formación" ubicados en diversas naciones.

En 1993 fue invitado a participar en la Asamblea Ordinaria del Sínodo de Obispos con una contribución en el apartado dedicado a la formación de sacerdotes.

A fines de la década de los 90 una serie de denuncias presentadas por ex miembros de la congregación en contra de su fundador orillaron a la apertura de una investigación de la Congregación para la Doctrina de la Fe (CDF).

En 2005, a la edad de 84 años dejó la dirección general de su obra religiosa y del Regnum Christi, y en su lugar fue designado el también presbítero mexicano Alvaro Corcuera Martínez del Río.

El 19 de mayo de 2006 la sala de prensa del Vaticano hizo público un documento en el cual daba a conocer que, tras la investigación de la CDF, se invitaba a Maciel a una vida de "reserva y oración, alejada de toda aparición pública".

Se decidió entonces evitar el seguimiento a un proceso canónico que sería seguido "por delitos exclusivos de competencia de la Doctrina de la Fe", debido a la edad de Maciel -en ese momento, 86 años- y su mal estado de salud.

Falleció el 30 de enero de 2008 en Estados Unidos "por causas naturales" y en compañía de Alvaro Corcuera, según info

You must be logged in to post a comment Login