Bolivia muestra su mayor expresión cultural en el carnaval de Oruro

ORURO, Bolivia (AFP) – Alrededor de 45.000 bailarines desfilan en la ciudad andina de Oruro en una fastuosa muestra de la expresión cultural más grande de Bolivia, con una marcada connotación religiosa que puntea el inicio del carnaval.

Bajo el slogan de Bolivia en los ojos del mundo, el desfile se inició a las 8H00 (12H00 GMT) y se extenderá por más de 15 horas.

En ese tiempo las fraternidades, ataviadas con trajes multicolores, bailan al son de bandas nativas y rematan su desfile en el Santuario de la Virgen del Socavón, patrona del carnaval de Oruro, donde ingresan de rodillas para darle las gracias y pedirle les permita retornar el próximo año.

La fiesta, que popularmente se denomina la "entrada de carnaval", tiene su origen en el misticismo ancestral de la cultura de los Urus -tribu precolombina de la región- y está ligada a ritos de origen religioso y otros propios de las anatas o fiestas de siembra y cosecha, reseña el diario La Razón.

Oruro es una ciudad situada en el altiplano central de Bolivia (230 km al sureste de La Paz), de gran tradición minera, que recibe este día a miles de turistas, principalmente de Estados Unidos y de Europa, ávidos de presenciar la majestuosidad de las danzas.

Por su diversidad y su fastuosidad, el carnaval de Oruro fue reconocido por la UNESCO como "patrimonio oral e intangible de la humanidad" en mayo de 2001.

"Oruro siempre ha sido y será un escenario donde se concentran todas las culturas, que se manifiestan en 18 expresiones de danza que sobreviven a un tiempo y espacio litúrgico y conviven respetando su diferencia", afirmó Ascanio Nava, presidente de la Asociación de Conjuntos Folclóricos, organizador de la celebración.

El desfile fue abierto por la tradicional Diablada, una danza de origen minero, que según los historiadores, nació en la época colonial como un desahogo a la obligación que tenían los mitayos (mineros nativos) de trabajar casi como esclavos en los socavones.

Además, como una expresión mística del supay (diablo en indioma Quechua), como amo de los socavones y, al mismo tiempo, a la devoción a la Virgen del Socavón o Virgen de la Candelaria. Desde entonces y para honrarla los mineros se disfrazan de diablos y bailan hasta llegar a su santuario.

Poco a poco las 49 fraternidades inscritas en el programa dieron rienda suelta a coreografías especialmente preparadas para la "entrada", entre ellas la danza de la morenada, que representa a los esclavos negros que llegaron en la colonia y que satiriza los bailes de las cortes virreinales.

También son populares los Thinkus, una danza de ambiente guerrero ritual; los Caporales, que representan ritmos y coreografías de los descendientes de esclavos negros de la colonia y los Tobas, otra danza guerrera de paso ágil que, según la tradición, se ubica en el escenario de la expansión del imperio de los Incas.

"Estamos viviendo una verdadera fiesta de magia, de folclore, de ratificación cultural. Oruro se convierte en una síntesis de lo que es nuestra identidad cultural, habrá danzas del Chaco, del Altiplano, del Oriente boliviano", resumió el antropólogo Jorge Llanque.

Bolivia celebrará el carnaval en todas sus ciudades, pero con especial brillo el domingo en Santa Cruz, la ciudad más rica y poblada del país (900 kilómetros al este de La Paz), con una manifestación de marcada influencia brasileña, en una suerte de "minisambódromo" instalado en el centro de la ciudad.

You must be logged in to post a comment Login