Lluvia de críticas opositoras a pacto que fortalece a Peronismo en Argentina

BUENOS AIRES (AFP) – El arco opositor argentino disparó artillería pesada este lunes contra el acuerdo sellado entre el ex presidente Néstor Kirchner (2003-2007) y su ex ministro de Economía Roberto Lavagna, con miras a fortalecer el desarticulado Partido Justicialista (PJ, peronista), en el poder.

“Es lamentable y patético lo de Lavagna”, dijo el presidente de la Unión Cívica Radical (UCR, socialdemócrata), Gerardo Morales, para quien el ex ministro “cayó en la trampa del sistema de cooptación de voluntades que él mismo había denostado”.

Morales fue compañero de fórmula de Lavagna en las elecciones presidenciales de octubre pasado, cuando el ex ministro se presentó al frente de una coalición de peronistas disidentes y socialdemócratas que obtuvo 3,2 millones de votos (16,9%) con un discurso crítico del estilo kirchnerista.

Lavagna, peronista disidente, llegó en tercer puesto en los comicios que llevaron a la presidencia a Cristina Kirchner (45,2%), mientras la socialcristiana Elisa Carrió obtuvo el segundo lugar (23,04%).

“Lavagna era el candidato principal del radicalismo, con lo cual hay una estafa enorme a los radicales que votaron a su partido”, dijo Carrió, líder de la Coalición Cívica (CC), que nuclea a liberales, socialdemócratas y socialistas.

“Mucha gente fue inducida a un voto equivocado. Un ex ministro del oficialismo no podía ser la alternativa” en las elecciones, señaló a su vez el ex candidato presidencial derechista Ricardo López Murphy.

El acuerdo entre Kirchner y Lavagna, conocido el domingo, fortalece en el escenario político al PJ, que se encuentra intervenido judicialmente.

Suma además un fuerte respaldo a la nominación de Néstor Kirchner como presidente del PJ en el congreso partidario a convocarse presumiblemente en marzo.

El jefe de Gabinete, Alberto Fernández, celebró el acuerdo y definió a Lavagna como un progresista que “tiende a poner en el centro de sus ideas el desarrollo y el crecimiento económico”.

“Lavagna viene intentando representar a un espacio del justicialismo que tiene diferencias con el gobierno, (pero) que comparte los grandes lineamientos. En lo interno, reconoce el liderazgo claro de Kirchner”, agregó.

Al confirmar el entendimiento, el ex presidente había dicho que con Lavagna coinciden “en la necesidad de reorganizar el Justicialismo como un partido de centro progresista, respetando la diversidad interna y dando espacio a las distintas expresiones partidarias”.

El acuerdo apunta además a ampliar la base política del gobierno de Cristina Kirchner.

Los Kirchner habían apostado a conformar una fuerza propia de signo peronista progresista por fuera del PJ, pero, terminada su gestión, el ex presidente se lanzó al rearmado y la conducción del tradicional partido.

Como ministro del ex presidente, Lavagna negoció con fuerte quita la mayor moratoria contemporánea de la deuda pública por 81.800 millones de dólares entre 2003 y 2005.

You must be logged in to post a comment Login