Piden en Washington fin a secuestros en protesta contra las FARC

Cientos de manifestantes protestaron hoy en Washington como parte de las protestas en todo el mundo contra la guerrilla de las FARC y pidieron el fin de la violencia y los secuestros en Colombia.

"A mi esposo Marco Tulio Romero lo secuestraron hace 16 años y nunca apareció", dijo a Notimex la colombiana Marta Romero durante la protesta en la Plaza Libertad, a una cuadra de la Casa Blanca.

"Muchas mujeres hemos quedado viudas por el secuestro porque no sabemos si las víctimas están con vida o no, porque la guerrilla nunca respondió", agregó.

Romero pidió a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) que "dejen los secuestros, levanten las armas y nos devuelvan a todos los colombianos y extranjeros secuestrados. Los colombianos queremos un país libre".

Haydee Frisancho dijo por su parte que "la consigna es muy clara: no más secuestros, no más muertes, no más mentiras, no más FARC" que indicó que han liberado a algunos rehenes "pero han secuestrado más".

Otro manifestante, Ricardo Mosquera, vestido de uniforme verde de guerrillero y con cadenas colgando del cuello, señaló que "tenemos que romper las cadenas este 4 de febrero, no queremos más a la guerrilla, que es caduca y anacrónica".

Unos de los organizadores del acto de protesta en Washington fue el sacerdote colombiano José Eugenio Hoyos, director del Apostolado Hispano de la Diócesis de Arlington, en Virginia, quien perdió a un hermano a manos de las FARC.

"El gobierno (colombiano) ha hecho lo que ha podido, pero le toca al pueblo decir que quiere la paz. Hay que devolver la fe a las personas que están desesperadas o resignadas. Su dolor es nuestro dolor", señaló.

El sacerdote opinó sobre el temor de familiares de los rehenes que se apartaron de las movilizaciones mundiales por temor a represalias contra sus seres queridos u obstáculos a un intercambio humanitario.

"No debemos tener miedo si hay más de un millón de personas en todo el mundo que están diciéndole a la guerrilla que ya no más, que no hay que escondernos porque debemos enfrentar la situación", indicó.

El hermano del sacerdote, Julián Hoyos Salcedo, quien también fue secuestrado, dijo que a los "actores de la violencia" – como la guerrilla, los paramilitares y el narcotráfico – "se les está notificando que estamos iniciando una gran jornada" por la paz.

"La mayoría de colombianos hemos tenido que salir del país y queremos volver cuando hayan las garantías, cuando el gobierno dé la oportunidad de defender la vida, los bienes y la honra de todos los ciudadanos colombianos", recalcó.

– NOTIMEX

{jcomments off}

You must be logged in to post a comment Login