Oran familiares de secuestrados por acuerdo humanitario con las FARC

Por Edelmiro Franco
Notimex

Bogotá.- Los familiares de los rehenes en poder de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia FARC) para presionar por un canje humanitario se concentraron el lunes en una iglesia del centro de Bogotá para orar por el regreso de los plagiados.

Mientras las principales calles y avenidas de Bogotá eran verdaderos ríos humanos que pedían la libertad de los secuestrados, en la basílica menor "Voto Nacional" se reunieron los familiares de los rehenes considerados por la insurgencia como canjeables.

La ceremonia religiosa fue presidida por el sacerdote Darío Echeverri, un promotor de la paz y del acuerdo humanitario, quien durante el acto litúrgico siempre evocó el canje de rehenes por guerrilleros en prisión y la libertad para los plagiados.

En esta iglesia, en donde se destaca en la fachada una gran sección compuesta por calados geométricos alternados de concreto con vitrales, estuvo en primera fila el ex presidente colombiano Ernesto Samper (1994-1998).

Al acto también acudieron la ex rehén Consuelo González y Marlene Orjuela, vocera de los familiares de los policías y militares retenidos, así como la ex canciller María Emma Mejía, entre otros dirigentes políticos.

En el recinto religioso se concentraron unas mil personas, la mayoría de ellas con camisetas blancas pidiendo la libertad para todos los secuestrados, exigiendo un despeje militar y un acuerdo humanitario.

El grito contra las FARC, que retumbaba en la céntrica Plaza de Bolívar, no se escuchó durante la ceremonia religiosa y sólo una voz solitaria dijo en la mitad de la liturgia: "el pueblo lo dice y tiene la razón, acuerdo humanitario es la solución".

El sacerdote Echeverri pidió a todos los presentes que se conviertan en "apósteles defensores de la vida" y llamó a "convertir el dolor de los secuestrados en oración y trabajar por un patria nueva, renovada con diálogo y justicia".

La ex congresista González, quien fue liberada por las FARC el pasado 10 de enero, abrazó a cada uno de los familiares de los secuestrados presentes en la basílica menor "Voto Nacional".

Orjuela fue la más combativa en esta jornada de oración y salió del reciento con un megáfono para gritar "no queremos guerra, queremos acuerdo humanitario ya".

Samper dijo a Notimex que las marchas de este lunes demostraron que los "colombianos están en contra del secuestro y el país entero se levantó", las movilizaciones fueron "argumentos fuertes para que las FARC dejen libre a las personas que están secuestradas".

"Que las FARC oigan esta voz clara y fuerte y liberen a los secuestrados y la forma es a través de un acuerdo humanitario que hace cinco años estamos buscando", subrayó el ex jefe de Estado.

En la capital colombiana se movilizó cerca de un millón de personas, según estimaciones de varios medios de comunicación, e igual número lo hizo en Medellín, la segunda ciudad en importancia de este país sudamericano.

En la ciudad de Cali, en el suroccidente de Colombia, se manifestaron unas 500 mil personas y en el resto de los principales centros urbanos también se hicieron concentraciones multitudinarias.

– NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login