Cuba busca enmendar errores del pasado de censura a intelectuales

LA HABANA (AFP) – Cuba marcha hacia una cultura "inclusiva", sin las censuras, marginaciones políticas y exclusión de homosexuales que lastraron la creación artística por décadas, aseguran las autoridades en vísperas de un polémico congreso de escritores y artistas.

Cuba "se está moviendo cada vez más hacia ese sentido inclusivo, ese sentido realmente inclusivo, y cada día va a ser más ridículo que alguien diga que lo persiguen aquí por sus ideas", dijo el ministro de Cultura, Abel Prieto, la noche del martes interrogado por la prensa.

Prieto se refirió a la discriminación por ideas políticas, credo, homosexualidad, incluso por la forma de vestir, a que fueron sometidos los artistas e intelectuales, fundamentalmente en el llamado "quinquenio gris" (1971-75).

Esa política, implementada por dirigentes culturales de la época, como Luis Pavón, José Serguera y Armando Quesada, trajo como consecuencia la emigración, el retiro o la marginación de importantes figuras de la cultura cubana, muchas de las cuales ostentan grandes reconocimientos públicos y oficiales en la actualidad.

"Yo no creo que haya la menor posibilidad de que ese tipo de errores se vuelvan a repetir en Cuba", afirmó el ministro, quien sostuvo que "hoy la institucionalidad cultural revolucionaria tiene un tipo de madurez y una forma de ver las cosas que sencillamente es irreversible".

Prieto habló con la prensa tras la proyección del documental "Hombres sobre cubierta", que relata la travesía que hizo el cantautor Silvio Rodríguez en un barco pesquero en aquella época, bajo presiones de Serguera, quien le cerró un programa televisivo que tenía entonces.

"Creo que el documental tiene que ver con los debates de hoy y tiene que ver con el tipo de discusión, por ejemplo, que se está llevando a cabo en el proceso del Congreso de la UNEAC (Unión de Escritores y Artistas de Cuba)", apuntó el ministro.

A fines de 2006 e inicios de 2007 la "resurrección" televisiva de Serguera, Pavón y Quesada provocó una airada reacción en los intelectuales, manifestada en un frenético intercambio de mensajes ("la guerra de los e-mail") y después en nutridas y polémicas reuniones con la asistencia de Prieto, también miembro del selecto Buró Político del Partido Comunista de Cuba (PCC).

De ese debate surgió la necesidad de un nuevo congreso de la UNEAC, que algunos intelectuales consideran ya "una refundación" de la organización, y como la "reunión más importante" antes el esperado VI Congreso el PCC, retrasado 10 años.

Al debate de los artistas, que desbordó los límites culturales, para entrar en los políticos, ideológicos y sociales, siguió el de buena parte de la población (cinco de los 11,2 millones de cubanos), convocado por el gobernante provisional Raúl Castro, a fines de 2007.

"Hoy la abrumadora mayoría de los intelectuales y artistas nuestros tienen una posición igual a la de Silvio, la de enfrentar los problemas, enfrentar toda expresión de burocracia en la cultura y en la sociedad, y al mismo tiempo de defender a esta revolución y a este socialismo", opina Prieto.

En el tema de la homosexualidad, el ministro sostiene que actualmente "en Cuba hay una tolerancia, una amplitud en ese campo", pues hay figuras homosexuales "que tienen un enorme prestigio en el arte".

"Perfectamente puede aprobarse el matrimonio entre homosexuales, entre lesbianas, eso no creo que para nada sea un ter

You must be logged in to post a comment Login