Gobierno y opositores de Bolivia vuelven a un diálogo que se revela difícil

LA PAZ (AFP) – El gobierno de Evo Morales llamó a las nueve prefecturas de Bolivia a encarrilar el diálogo para zanjar la crisis política por divergencias por la nueva Constitución y las autonomías territoriales, pero cinco regiones respondieron con un ultimátum.

El vocero presidencial, Alex Contreras, afirmó que habrá diálogo el viernes en La Paz “con quienes quieran asistir a las mesas técnicas de concertación”, tras un mes de sostenidas conversaciones que no han acercado las posiciones.

En respuesta, prefectos y líderes civiles de Pando, Tarija, Santa Cruz, Beni y Chuquisaca dieron al gobierno del socialista Evo Morales una semana de plazo para que atienda demandas regionales o, de lo contrario, iniciarán medidas de protesta.

“Si es que hasta el 13 de febrero el gobierno no responde a nuestra determinación vamos a iniciar un paro (huelga) nacional” con mitines y protestas callejeras, aseguró el presidente del Concejo Municipal de la Alcaldía de Sucre, Fidel Herrera.

Los líderes civiles de las cinco regiones se reunieron en Sucre (sudeste) para evaluar el curso del diálogo político con el gobierno de Bolivia para zanjar la crisis que afecta el país y que no arroja frutos desde hace un mes.

El gobierno y las prefecturas mantienen posiciones irreductibles sobre la nueva Constitución de naturaleza indígena y estatista que apoyo el oficialismo, los gobiernos territoriales autónomos de corte liberal que respalda la oposición y la reducción de fondos públicos regionales para financiar una pensión para los ancianos.

Frente a ese panorama, el diálogo gobierno-regiones no tiene buenos augurios, según las regiones opositoras.

El secretario general del departamento gasífero de Tarija, Mauricio Lea Plaza, expresó su poco optimismo de que el espíritu de concertación pueda restablecerse, “porque el gobierno no tiene la voluntad de atender las demandas de las regiones”.

“Para pagar el bono Dignidad (anual de 315 dólares a los ancianos) nos reducen a los nueve departamentos más de 1.200 millones de bolivianos (156,8 millones de dólares)”, se quejó el funcionario.

Un influyente dirigente del oficialista Movimiento Al Socialismo (MAS) ve posible que el diálogo fracase y considera que la solución a la crisis pueda ser la realización de un referendo revocatorio de mandatos del presidente y de los nueve prefectos, aún sin fecha y sin normativa legal.

“El referéndum revocatorio es un alternativa a la falta de voluntad para el diálogo” y determinará si se apoya al gobierno o a los prefectos opositores, afirmó el senador del MAS y vicepresidente del Senado, Antonio Peredo.

La dura confrontación entre gobierno y regiones se inició en diciembre cuando el oficialismo impuso sin debate y sin presencia de la oposición un proyecto de Constitución que los adversarios del gobierno consideran ilegítimo.

En respuesta, cuatro departamentos autoproclamaron sus autonomías, en un acto considerado ilegal y secesionista por parte del gobierno central.

Para conjurar la crisis un diálogo pacificador fue instalado hace un mes, el 8 de enero, entre Morales y los gobernadores opositores de Santa Cruz, Beni, Pando, Tarija, Cochabamba y La Paz y los oficialistas de Oruro, Potosí y Chuquisaca.

You must be logged in to post a comment Login