Mariana Ochoa obsequia alegría a niños con discapacidad.

México.- A nombre de la cadena de tiendas Mix Up, la actriz y cantante Mariana Ochoa entregó este mediodía un cheque por un millón de pesos al Instituto Pedagógico para Problemas del Lenguaje.

La ceremonia no pudo ser más emotiva. Un ramillete de niños y niñas, estudiantes de preescolar y primaria, estuvieron atentos desde temprana hora, junto a sus maestras, a la llegada de la artista juvenil.

Al llegar ella, la algarabía de la chiquillada no se hizo esperar, porque ya conocen a Mariana, pues el año pasado acudió a esta misma institución para donar, de su propio peculio, una cantidad que alivia en algo sus gastos.

Aunque los pequeños carecen del sentido del oído, profesores y maestras los ordenaron con el lenguaje manual que ellos utilizan. Formados, bien alineaditos, dieron la bienvenida a la portadora de un cheque millonario.

Un maestro elevó la voz para decir en tono marcial: "Gracias a la gente bondadosa, ahora construimos una biblioteca dentro del instituto, la cual creará un mundo de conocimiento con lo mejor de la tecnología actual".

Y las miradas de todos los presentes giraron hacia la parte posterior del recinto, donde, en obra negra todavía, se levanta un pequeño inmueble que en este momento es alzado por un grupo de trabajadores de la construcción.

Entonces, Mariana Ochoa tomó el cheque que casi cubrió su cuerpo, y que se magnificó en sus proporciones entre sus diminutas y frágiles manos. Todos agitaron las manos, al aplaudir en su propio idioma.

En reciprocidad, alumnos, maestros y padres de familia entregaron a la bienhechora una charola de plata para que la entregara a los firmantes del cheque. Sin embargo, lo más emocionante estaba aún en camino.

Dos chiquillos, Eric y Naribi, pasaron al frente, emocionados, un tanto cuanto nerviosos y, a su modo, dieron las gracias.

Se expresaron con toda emotividad, se les veía en el rostro, cuando palabras más palabras menos dijeron:

"Queremos agradecer la ayuda que dan para que nuestra enseñanza avance. Gracias por todo lo realizado, también, para que haya más maestros capacitados para atender, educar e instruir a niños sordos como nosotros".

Nuevamente las manos se agitaron para aplaudir, como lo hacen en su mundo quienes están privados de la capacidad de escuchar al mundo. En su momento se dijo que Mix Up ha ayudado a la institución desde hace seis años.

Con la sonrisa en el rostro y la alegría que se podía sentir en el ambiente que envolvió a la casa del instituto ubicado al sur de la ciudad, la comitiva se dirigió frente a una de las paredes del recinto para develar la placa alusiva.

De inmediato, sucedió lo que todos estaban esperando. Si bien a los dirigentes del instituto les interesaba el cheque por los beneficios que él traerá a la institución, los niños y niñas querían que Mariana les cantara.

Mariana Ochoa, al centro del patio y con el micrófono en mano, explicó: "Aunque no me escuchen, sienten la música a través de las vibraciones en el ambiente". Y así fue. En cuanto comenzó a cantar, se hizo la locura.

Todos los alumnos, niños y jovencitas, se pusieron a brincar y a bailar en sus lugares. En sus rostros se advertía la felicidad, la dicha de tener entre ellos a una artista como Mariana Ochoa, quien siempre les manifestó su aprecio.

Los cuerpos se agitaron, las sonrisas se multiplicaron y todos, sin excepción, se entusiasmaron con las canciones "Volvamos a intentar", "Faltas tú" y "Con tu amor&q

{jcomments off}

You must be logged in to post a comment Login