Golpe histórico a ramas estadounidense y siciliana de la Cosa Nostra

Roma.- El mayor operativo de los últimos años contra la mafia entre Estados Unidos e Italia, que dejó 77 detenidos, fue un duro golpe para la familia Gambino y desarticuló el intento de Cosa Nostra de reingresar al mercado de la cocaína.

El procurador italiano antimafia, Pietro Grasso, y el representante de la estadounidense Oficina Federal de Investigaciones (FBI), David Shafer, ofrecieron en rueda de prensa conjunta detalles del operativo realizado en cooperación de ambos países.

Grasso explicó que en el operativo efectuado en la ciudad italiana de Palermo, Sicilia, y en la estadounidense de Nueva York, fueron detenidas 77 personas (23 en Italia), aunque las órdenes de captura involucraban a 90 (los restantes estarían por ser arrestados).

El procurador italiano subrayó que se está apenas al inicio de una vasta iniciativa contra la mafia entre Estados Unidos e Italia.

Shafer confirmó a su vez que en Nueva York fueron arrestadas 54 personas vinculadas a la familia Gambino que, dijo, es una de las dos más fuertes en Estados Unidos y uno de los cinco principales clanes criminales de la Gran Manzana.

Informó que entre los detenidos en Nueva York figuran Frank Cali, conocido como "Franky boy", considerado el nuevo "capo" de la familia Gambino.

Cali habría establecido en los últimos años contactos con los capos de Cosa Nostra, Bernardo Provenzano (detenido en 2006) y Salvatore Lo Piccolo (arestado en noviembre pasado).

Shafer agregó que también fueron detenidos Domenico Cefalu y el mafioso italo-americano, Filippo Casamento.

Detalló que las investigaciones del FBI sobre los flujos financieros del clan Cali-Gambino-Inzerillo permitieron identificar a numerosas empresas estadounidense s, de los sectores de la construcción o alimentarias, involucradas.

Añadió que se pudo establecer que un despacho de abogados de Brooklyn fungía como administrador de las actividades financieras de los mafiosos.

Grasso, quien expresó su satisfacción por el operativo denominado "Old Bridge", dijo que éste fue resultado de las indagaciones que en 2006 y 2007 llevaron al arresto de los dos principales jefes de Cosa Nostra, la mafia siciliana, Provenzano y Lo Piccolo.

Precisó que la operación partió de indicios encontrados en los "pizzini", pedazos de papel usados por los jefes mafiosos para impartir órdenes.

Además de intercepciones telefónicas que permitieron establecer la existencia de un nuevo eje entre las familias estadounidense s y palermitanas de Cosa Nostra.

El procurador italiano dijo que en el centro del puente entre los dos continentes estaba la familia Gambino.

Las pruebas documentaron la discusión, al interior de la cúpula de Cosa Nostra, sobre la eventualidad de permitir el retorno a Italia de integrantes de la familia Inzerillo, "depurados" y exiliados en la guerra mafiosa de la década de los años 80, afirmó Grasso.

Apuntó que hay declaraciones de "arrepentidos" mafiosos (colaboradores de la justicia) que comprueban que el jefe mafioso Nicola Mandalá buscaba importar cocaína a precios reducidos.

El procurador distrital de Palermo, Francesco Messineo, presente en la rueda de prensa efectuada en la sede del ministerio italiano del Interior, afirmó que Cosa Nostra pretendía ingresar al mercado de la cocaína.

"El intento de la mafia palermitana de restablecer contactos con la criminalidad estadounidense se dio porque Cosa Nostra tenía la intención de entrar en el tráfico de droga, en particular de cocaína, mucho más lucrativo que las extorsiones

You must be logged in to post a comment Login