La investigación judicial sobre muerte de brasileño De Menezes empezará en septiembre

LONDRES (AFP) – La investigación pública sobre la muerte del brasileño Jean Charles de Menezes, abatido por error de siete tiros en la cabeza por policías en un tren subterráneo de Londres, empezará en septiembre próximo, anunció el viernes una fuente jurídica.

"La indagación judicial, que se prevé tomará tres meses, empezará el 22 de setiembre", declaró el fiscal John Sampson, durante una breve audiencia en los tribunales.

De Menezes, de 27 años, fue ultimado en un metro del sur de Londres al ser confundido con un atacante suicida el 22 de julio de 2005, dos semanas después de los atentados contra los transportes públicos londinenses en los que murieron 52 personas y al día siguiente de los atentados fallidos en la capital británica.

Este tipo de investigación pública -un procedimiento jurídico específico a Inglaterra y Gales- tiene como objetivo determinar las causas de una muerte en caso de circunstancias violentas o inexplicadas.

No es un proceso, ni se pronuncia condena alguna, pero las conclusiones del jurado pueden ser la base para otros pasos legales, como reclamar que los culpables rindan cuentas ante la justicia si el jurado concluye que la muerte fue un asesinato.

El representante de la familia del joven electricista brasileño, Yasmin Khan, expresó su satisfacción de que por fin se anunciara una fecha para la apertura de la indagación, advirtiendo de que no debe de haber más retrasos.

"Los parientes (de De Menezes) viven a la espera, después de su muerte, y aguardan ansiosamente que empiece la investigación judicial", afirmó.

"Hasta ahora, los parientes han sido excluidos del proceso", señaló el representante de la familia, afirmando que la investigación pública será la primera oportunidad para que la familia plantee interrogantes sobre las circunstancias de su muerte.

La familia "espera que el jurado, compuesto de miembros del público, concluya que su muerte fue un asesinato", dijo Khan.

"Después de eso, la fiscalía deberá revisar su decisión de no procesar a agentes individuales", así como la decisión de no adoptar sanciones disciplinarias, explicó.

En el juicio por este caso, la Policía fue declarada culpable colectivamente de vulnerar regulaciones de seguridad y multada con 175.000 libras (252.000 euros, 364.000 dólares), aunque ninguno de los implicados fue inculpado personalmente.

La familia ha reclamado insistentemente la renuncia del jefe de la policía metropolitana, Ian Blair, que sigue aferrado a su puesto, luego de que Scotland Yard fuera declarado culpable por un tribunal de Londres y después de que la Comisión Independiente de Quejas sobre la Policía lo criticara directamente.

La Comisión, que investigó el hecho, como sucede con todas las muertes ocurridas a manos de los cuerpos de seguridad, reportó múltiples errores en el operativo y reprochó al jefe de Scotland Yard tratar de impedir la investigación.

Hasta ahora, ningún oficial de policía -ni su jefe máximo ni los casi 20 agentes que participaron en la operación, ni los policías que apretaron el gatillo – ha sido procesado por lo que la la familia del brasileño califica de "asesinato".

You must be logged in to post a comment Login