Volcán Tungurahua vuelve a rugir y obliga a más evacuaciones en Ecuador

PENIPE, Ecuador (AFP) – El volcán Tungurahua, uno de los más activos de la región andina que momentáneamente calmó su furia tras la violenta erupción el miércoles, intensificó las explosiones el jueves que obligaron a la evacuación de aldeas del centro andino de Ecuador, informaron las autoridades.

El Tungurahua, de 5.029 metros de altura y localizado a 135 km al sur de Quito, registra desde la tarde del jueves un aumento de la actividad que generó una columna de ceniza y material rocoso de cinco km de altura, señaló el Instituto Geofísico.

Agregó que el material cayó en poblaciones como Puela y Choglontus, donde sus habitantes fueron obligados a desalojar por militares así como de otras áreas ubicadas en las faldas del Tungurahua (palabra quichua que significa garganta de fuego) ante el eventual descenso de lava.

Según el Geofísico, imágenes satelitales muestran magma en el cráter, al tiempo que aumentó la actividad sísmica, lo que podría derivar en una fuerte erupción como la del miércoles, que obligó a evacuar a unas 1.500 personas hacia albergues sin ocasionar víctimas.

El ministro de coordinación de Seguridad Interna y Externa, Gustavo Larrea, declaró que las últimas explosiones “son de menor tamaño que las del miércoles (…) lo que no quiere decir que no se puedan producir estallidos más fuertes en las próximas horas”.

“Se mantendrán las alertas (rojas) en las zonas (de riesgo) y la suspensión de clases hasta estudiar la evolución del volcán”, añadió.

El funcionario anotó que el nuevo período eruptivo no ha dejado víctimas como en 2006, cuando el Tungurahua en su mayor pico de actividad arrojó flujos piroclásticos (material incandescente) que mataron a seis personas y dejaron unos 6.500 damnificados.

De acuerdo con el Geofísico, el volcán más activo de Ecuador entró el jueves por la mañana en una fase de relativa calma, a pesar de lo cual las autoridades mantienen en alerta roja a varias localidades.

“El Tungurahua registra una relativa calma. Su actividad está mostrando un descenso continuo”, expresó en principio Mónica Segovia, del Geofísico.

“La gente por lo menos ha podido descansar. El Tungurahua ha traído un poco de tregua, pero esto es preocupante porque no sabemos si el cráter está tapado, se apagó o puede haber una explosión más peligrosa”, dijo a su vez Juan Salazar, alcalde de la vecina población de Penipe, entre las más afectadas.

La reactivación del volcán obligó al presidente de Ecuador, Rafael Correa, a declarar el miércoles el estado de emergencia en las zonas afectadas.

“Eso nos permite liberar recursos de cualquier lado (…) para enfrentar inmediatamente los problemas que se presenten, como el arriendo de albergues, pago de transporte, reemplazo de puentes”, señaló el mandatario.

En los alrededores del macizo viven unas 20.000 personas distribuidas en las localidades de Baños, Bilbao, Huambaló, Cusúa, Palitahua, Penipe, Manzano, Pillate, Patate, Quero y Chonglotus principalmente, en las cuales la gente utiliza mascarillas ante la lluvia de ceniza.

Unos 15.000 habitantes de la turística Baños fueron evacuados a la fuerza en 1999, retornando después de varios meses a sus casas.

You must be logged in to post a comment Login