Sube tono en guerra verbal por diferendo limítrofe de Nicaragua y Colombia

MANAGUA (AFP) – Las autoridades de Nicaragua y Colombia subieron el tono en la guerra verbal desatada por el diferendo limítrofe en el mar Caribe, cuando la Corte Internacional de Justicia de La Haya (CIJ) las ha citado para reanudar el juicio por la demanda de Managua.

El presidente Daniel Ortega calificó a las autoridades colombianas de "prepotentes", "agresivas" y "amenazantes" tras rechazar una "nota verbal" del canciller colombiano Fernando Araujo, en la que supuestamente amenazó con el caos.

Ortega, en conferencia de prensa la noche del viernes, denunció que Araujo dejó una nota verbal en la que dijo que declaraciones del mandatario relativas al derecho de pescadores nicaragüenses a faenar al este del meridiano 82, "crean un caos y Colombia podría pensar que sus fronteras se extienden hasta las costas de Nicaragua".

El jefe de la diplomacia colombiana, expuso en su comunicación que la CIJ no ha decidido en torno al litigio marítimo entre ambas naciones por lo que llamó a mantener el estatus quo sobre la frontera en el meridiano 82 porque "lo contrario sería el caos".

Por su parte, el presidente nicaragüense acusó a Colombia de "un evidente desprecio al derecho internacional" al desconocer el fallo de la CIJ del 13 de diciembre, que dejó sin efecto esa frontera defendida por Bogotá.

Ortega reiteró que "independiente de estas amenazas" el gobierno defenderá el derecho de los pescadores nicaragüenses a faenar en las aguas al este del meridiano 82.

Asimismo, aseguró que el Ejército y la Policía vigilarán más al este de ese meridiano e instó a los países centroamericanos a hacer causa común con Nicaragua frente a las pretensiones colombianas.

Ortega también anunció que la próxima semana el canciller Samuel Santos presentará una queja ante Naciones Unidas por la violación de Colombia a un fallo de la CIJ.

"La CIJ dijo con todas las palabras que el meridiano 82 no es límite", por tanto no existe razón para que Colombia continúe con presencia militar en esa zona, declaró por su lado el representante de Nicaragua ante ese tribunal, Carlos Argüello.

El jurista manifestó que Colombia sabe que su alegada frontera no tiene sustento jurídico y por ello intenta evitar la juridiscción de la CIJ con una serie de excepciones, logrando prolongar cinco años el juicio.

La demanda de Nicaragua contra Colombia en el 2001 es por la soberanía en una extensión marítima de 50.000 km2 que incluía las islas de San Andrés, Providencia y Santa Catalina y los cayos Roncador, Serrana, Serranilla y Quitasueño.

En el fallo del 13 de diciembre la CIJ dictaminó que, con excepción de las islas de San Andrés, Providencia y Santa Catalina, Nicaragua tenía competencia para conocer sobre los espacios marítimos y cualquier cayo, islote o piedra que quedará mencionado en la zona de disputa, observó Argüello.

El lunes "estamos citadas ambas partes a una reunión para fijar los plazos para la continuación del juicio". La CIJ "le fijará la obligación a Colombia para que conteste la demanda" de Nicaragua (…) "no puede escaparse, la CIJ le va decir en cuanto tiempo tiene que contestar el fondo de la demanda", apuntó.

You must be logged in to post a comment Login