Berlinale recibe último filme de Isabel Coixet

BERLIN (AFP) – La 58ª edición del festival de cine de Berlín tuvo por estrellas este domingo a la directora española Isabel Coixet, con su último largometraje "Elegy", adaptación de una novela del estadounidense Philip Roth y protagonizado por su compatriota Penélope Cruz y Ben Kingsley.

Penélope Cruz, Consuela Castillo en la película, interpreta el papel de una guapa estudiante de una rica familia cubana que inicia una relación con su profesor de literatura, David Kepesh (Ben Kingsley), en "Elegy", la octava película proyectada en la Berlinale, de las 21 en competición.

"Elegy", adaptada por la productora, realizadora y guionista catalana Isabel Coixet de la novela "The dying animal" de Philip Roth, que no participó en la redacción del guión, era una película muy esperada.

Contactada por Hollywood tras dirigir en 2002 "Mi vida sin mí", donde Sarah Polley se convertía en una mujer enferma terminal que hacía una lista de las cosas que debía realizar antes de su muerte, el productor de "Million dollar baby", Lakeshore Entertainment, le ha encargado a Isabel Coixet, de 45 años, este proyecto caracterizado por un casting sorprendente.

"Cuando supe que iba a adaptar a Philip Roth, me dio miedo, y cuando me dijeron que Ben Kingsley y Penélope Cruz iban a actuar en la película, me dio aún más miedo (…) era un auténtico desafío", explicó Isabel Coixet en una conferencia de prensa abarrotada.

Interrogada sobre la elección de no llevar a la pantalla la mayoría de las escenas eróticas descritas por Roth, Isabel Coixet respondió: "Hemos considerado que mostrar escenas de sexo explícito no era pertinente".

Aunque "Elegy" borra parte del contenido sexual de la novela de Philip Roth, es bastante fiel al espíritu cáustico de su autor, lúcido observador de la vida estadounidense en una treintena de novelas, como "El lamento de Portnoy" o "La mancha humana".

El tono provocador de Roth impregna los diálogos entre el profesor y su mejor amigo y compañero de squash, interpretado por Dennis Hopper. Casado desde hace décadas, éste último propugna el adulterio, mientras sea algo puramente sexual y secreto.

Pero después de conservar su "independencia", el libertino David Kepesh cae en una relación cuyo final se teme: Consuela lo acabará dejando por un hombre más joven.

En ese momento la película de Isabel Coixet se llena de clichés. El héroe celoso suspira en la oscuridad de su habitación por la hipotética pérdida de una musa de cara angelical, a la que el guión le confiere bastante poca consistencia.

En su papel de bello objeto del deseo, Penélope Cruz, que no se toma el esfuerzo de usar un acento cubano y carga con diálogos banales, vuelve a su papel de bomba latina.

You must be logged in to post a comment Login