Cusco, ex capital del imperio inca, en pie de guerra contra globalización

LIMA (AFP) – Una ley para impulsar el turismo con concesiones privadas en zonas adyacentes a lugares arqueológicos incas, como Machu Picchu, causó protestas y un llamado a un paro indefinido en Cusco, donde se considera que es un atentado contra el patrimonio cultural producto de la globalización.

Las autoridades cusqueñas y los sindicatos locales convocaron a un paro general indefinido a partir del miércoles en la antigua capital del imperio inca, considerada una de las mecas del turismo mundial.

El objetivo del paro que organizan el gobierno regional y el poderoso Frente Departamental de Trabajadores de Cusco es obligar a que el Congreso, controlado por el oficialismo, revoque la nueva legislación aprobada esta semana.

Los cusqueños rechazaron un llamado al diálogo hecho por el primer ministro Jorge del Castillo tras una exitosa huelga de 24 horas el jueves, que dejó sin comercio a Cusco y provocó la suspensión del tren a Macchu Picchu, única forma de acceder a la flamante ‘nueva maravilla del mundo’.

La ciudadela inca se ubica a unos 120 kms al noroeste de Cusco, data del siglo XV, es la joya del turismo en Perú y recibe diariamente al menos a 700 visitantes que pagan más de 40 dólares por ingresar a ella.

"Pretender cerrar Cusco al turismo es un craso error", advirtió este domingo el primer ministro.

Los cusqueños no aceptan las concesiones porque temen que la inversión privada, extranjera o peruana, termine afectando el patrimonio arqueológico de la ciudad y alrededores con la presencia de restoranes o centros de comercio propuestos como fuente de ingresos para impulsar el turismo en la zona.

"Los cusqueños defienden la tradición y no quieren que las construcciones de piedra incaicas acaben gradualmente contaminadas por restos de comida", dijo a la AFP Renzo, quien vive en Cusco.

Cusco, con 700.000 habitantes, es una de las escasas ciudades del mundo que convoca turistas de todas partes, donde no se encuentra un solo local de ‘comida chatarra’ de cadenas extranjeras que abundan en el planeta gracias a la globalización del capital.

La intención de los legisladores que promulgaron la ley apunta a dotar de mayores recursos y crear empleo en una región que vive mayoritariamente del turismo, entre otras razones.

Los promotores de la ley pusieron como ejemplo de desarrollo turístico la concesión a un exclusivo restorán en Lima que funciona al interior de un cementerio inca.

Los gremios incluso amenazaron con ocupar el aeropuerto del Cusco y bloquear las vías ferroviarias a Machu Picchu para llamar la atención sobre la situación.

El gremio empresarial cusqueño también apoyó la derogatoria de las nuevas leyes, aunque sugirió vías de diálogo que eviten la paralización.

El paro del jueves demostró la unidad de los cusqueños y su determinación a no ceder, lo que representará sin duda un dolor de cabeza para el gobierno de Alan García.

La falta de transporte público obligó ese día a decenas de turistas a movilizarse al aeropuerto de la ciudad a pie o en triciclos de carga. La terminal está a 5 km de Cusco.

You must be logged in to post a comment Login