Escuadrón de la muerte peruano tenía apoyo político de Fujimori (ex agente)

LIMA (AFP) – El grupo Colina era un escuadrón militar de élite cuya misión era “detectar, capturar y dar muerte” a presuntos guerrilleros y tenía el apoyo político del ex presidente peruano Alberto Fujimori, declaró este lunes un ex agente de ese grupo durante el juicio al ex gobernante.

“El comandante general del Ejército nos informó que teníamos el respaldo en el más alto nivel, ese era un respaldo político de parte del gobierno de turno, del presidente Fujimori como jefe supremo de las fuerzas armadas”, declaró Pablo Atúncar Cama, ex integrante de ese escuadrón de aniquilamiento.

Según relató, el respaldo lo entregó el general Nicolás Hermoza, quien durante el régimen fujimorista (1990-2000) fue jefe del Ejército y presidente del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas, en un almuerzo en junio de 1992 ofrecido al escuadrón en el cuartel general del Ejército.

El suboficial en retiro, quien cumple una condena a quince años de cárcel, subrayó que cuando Hermoza hablaba del “más alto nivel” se refería a quienes estaban por encima de él, es decir el ministro de Defensa y al presidente Fujimori. “Nosotros lo entendimos así”, anotó.

En ese almuerzo el general Hermoza -actualmente preso- les manifestó que los integrantes del destacamento Colina tenían el pleno apoyo de su institución y que estaba “contento porque formaban un comando de élite”. “Nos dijo (el general Hermoza) que no nos preocupáramos”, precisó.

El testimonio de Atúncar se suma al de otro ex agente de inteligencia, Julio Chuqui, quien en enero declaró que el ex mandatario conocía los planes de ejecución del clandestino grupo Colina durante el conflicto interno en Perú contra maoísta Sendero Luminoso.

Si se comprueba la autoría intelectual de Fujimori en los crímenes del escuadrón de la muerte, el ex mandatario podría ser condenado a 30 años de cárcel, tal como lo ha pedido el fiscal José Peláez.

Interrogado por el fiscal, Atúncar reveló que el destacamento Colina se formó con la “misión fundamental de detectar, capturar y aniquilar a los subversivos; eliminar se entiende por dar muerte a los senderistas, esa era la orden”.

Declaró que eso les fue informado por el jefe operativo del grupo Colina, el mayor del ejército Santiago Martin Rivas, quien al formar el destacamento les dijo que por el trabajo que realizarían estaban “en la parte más alta del ejército y con el decidido apoyo del comandante general”.

En su declaración ante el tribunal Atúncar, quien participó en ocho operaciones de aniquilamiento, dijo que estaba arrepentido de haber formado parte del grupo Colina y pidió perdón “a Dios, a los familiares de las víctimas de las matanzas de Barrios Altos (15 muertos) y la universidad La Cantuta (10 muertos) por el daño que hemos causado”.

“Nadie tiene el derecho de quitarle la vida a nadie; yo me he puesto a derecho y afronto los cargos, estoy acá para colaborar con la verdad”, dijo dirigiendo la mirada a los parientes de las víctimas presentes en la audiencia judicial.

El ex agente narró que el Ejército les ofreció, si surgían problemas, entregar a cada agente 100.000 dólares para que salieran del país sin comprometer a la institución, pero que nunca les entregaron el dinero.

También los obligaron a pedir su baja ficticia para que el Ejército pudiera decir que no tenía ninguna vinculación con ellos en caso de ser descubiertos.

El juicio a Fujimori por las matanzas de Barrios Altos y La Cantuta se inició el 10 de diciembre y podría prolongarse por seis meses más, pues hasta ahora se han presentado unos 30 testigos de los más de 80 llamados a declarar.

El juicio actual incluye además el secuestro de un periodista y un empresario, que luego fueron liberados.

You must be logged in to post a comment Login