Gobierno decreta desastre nacional por las severas inundaciones en Bolivia

LA PAZ (AFP) – El gobierno de Bolivia declaró este martes el estado de “desastre nacional” por las graves inundaciones que azotan al país, con un saldo hasta ahora de 51 muertos y alrededor de 45.000 familias afectadas, y que han puesto en riesgo especialmente a la ciudad amazónica de Trinidad.

El ministro de Defensa, Walker San Miguel, informó a la prensa sobre el decreto, que fue suscrito tras una evaluación realizada el lunes por el presidente Evo Morales, quien sobrevoló las regiones más afectadas por las riadas para comprobar la gravedad de la situación.

La decisión gubernamental permitirá a los municipios y a las prefecturas (gobernaciones) modificar sus presupuestos y efectuar licitaciones directas para atender a los damnificados.

La declaratoria fue recibida con beneplácito por los pobladores del departamento amazónico del Beni, cuya principal ciudad, Trinidad, se encuentra seriamente amenazada por las aguas, razón por la cual existe un plan de evacuación a tierras altas de personas y ganado.

La medida también es extensiva a las regiones de Santa Cruz, Cochabamba, La Paz, Oruro, Potosí, Chuquisaca y Tarija. Sólo Pando, en el extremo norte de Bolivia, está al margen de la declaración.

La ciudad de Trinidad, en el departamento amazónico de Beni y fronterizo con Brasil, se ha convertido en el principal foco de atención, por el riesgo de una inundación.

“En la ciudad de Trinidad se instalaron 300 carpas y se distribuyeron 80 toneladas de alimentos y vituallas; además están trabajando brigadas de socorro con la cooperación de helicópteros de Brasil”, afirmó el portavoz del Palacio Quemado, Alex Contreras, al resumir la situación de esa ciudad.

Las labores de contingencia son dirigidas en Beni por la ministra de Desarrollo Rural, Susana Rivera, según Contreras.

Confirmó el peligro que existe por las persistentes lluvias que están a punto de hacer colapsar un dique denominado “anillo de protección” y que de romperse pondría en riesgo a alrededor de 30.000 personas, en la parte baja de esa ciudad de más de 300.000 habitantes.

Según el decreto, el Ministerio de Planificación deberá entregar en 30 días un plan de reconstrucción nacional y garantizar la distribución de alimentos y víveres para los damnificados.

Además del Beni, las regiones más afectadas son el rico departamento de Santa Cruz (este), donde se temen cuantiosas pérdidas económicas por la crecida de los ríos que han anegado extensos sembradíos, particularmente de soja, su principal producto de exportación.

También la zona cocalera del Chapare, en el centro de Bolivia, sufre de severas inundaciones que, según los últimos datos de la estatal Defensa Civil, afecta a casi 10.000 familias.

La oficina de Defensa Civil informó que las inundaciones que comenzaron en noviembre provocaron hasta el momento 51 muertos, 4 desaparecidos y 47.117 familias afectadas.

You must be logged in to post a comment Login