Se reúne Calderón con el vicepresidente de la Reserva Federal Timothy F. Geithner.

Por Guadalupe Yáñez.

Nueva York.- El presidente de México, Felipe Calderón, sostuvo una reunión con el vicepresidente de la Reserva Federal, Timothy F. Geithner, en donde los principales ejecutivos de la banca de este país vieron con buenos ojos la labor del gobierno mexicano y comentaron el proceso económico que atraviesa esta nación.

El secretario de Hacienda y Crédito Público de México, Agustín Carstens, se mostró positivo tras el encuentro y aseguró que, en general, hay una buena aceptación sobre lo que ha hecho el gobierno mexicano.

En entrevista en el exterior de la sede de la Reserva Federal, Carstens expuso que de acuerdo con los banqueros se prevé que el proceso de desaceleración dure aproximadamente seis meses.

Asimismo celebró que en este encuentro los financieros estadounidenses dejaron en claro que no ven a México como un problema, sino como una ventana de oportunidades.

Los hombres de negocios de este país, explicó, tienen buenas perspectivas sobre México, desde el punto de vista de la ventaja que "estamos recibiendo por el precio del petróleo, por la Reforma Fiscal y por el avance que se ha venido haciendo de las distintas iniciativas legislativas".

Precisó que se trató de un diálogo intenso donde los industriales financieros ofrecieron una descripción de la situación en Estados Unidos.

También sobre las posibles repercusiones que podría tener sobre el sistema financiero y "lo que nos dijeron es que tanto autoridades como banqueros están trabajando de manera muy acelerada para conocer más sobre la profundidad del problema, para seguir ajustando las políticas".

Además marcaban una espectativa generalizada de que los problemas estarían concentrados en los siguientes seis meses, y que posteriormente "había una buena posibilidad de que se empezará a recuperar la economía".

Tras insistir en que se trató de una reunión franca y amigable, Carstens detalló que el resultado para su país es positivo porque "hablando aquí desde la capital financiera del mundo es muy satisfactorio que a México no lo vean como parte del problema".

Indicó que se trata de un proceso evolutivo "en el cual aquí mismo todavía no se conoce la profundidad de la desaceleración, y nosotros estaremos muy pendientes con una serie de contingencias, para que de ser necesario podríamos actuar".

No obstante, señaló que por el momento no se ha llegado a ninguna determinación y el diálogo continuará. Al preguntarle sobre las posibilidades de explorar otros mercados comentó que "nosotros como gobierno, obviamente, tendremos que apoyar a nuestras empresas en general, lo que nos gustaría es que las empresas mexicanas gozaran de la oportunidad de participar en los mercados donde se respetaran sus derechos".

Al enfatizar el esfuerzo del gobierno mexicano en materia de infraestructura para contrarrestar los efectos de la desaceleración estadounidense, también mencionó la ayuda del precio del petróleo que "sigue siendo bastante más alto incluso de lo que está del presupuesto".

En ese contexto recordó que se había presupuestado a 49.80 pesos y ahora está por arriba de 70. En suma, se confirmó la información que se tenía y "siempre es muy útil para destacar la fortaleza de México a mediano y largo plazo".

Por su parte, el gobernador del Banco de México, Guillermo Ortiz, quien también participó en el encuentro, coincidió en que es muy pronto para juzgar el tamaño del problema en Estados Unidos.

"Creo que todo mundo está consciente de que se está haciendo lo necesario", agregó al tiempo de destacar los esfuerzos de México en infraestructura que serán "un factor importante para mitigar el problema".

– NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login