El drama familiar del japonés Yamada emociona en la Berlinale

BERLIN (AFP) – El 58 festival de cine Berlinale acogió el miércoles con aplausos emotivos “Kabei”, del japonés Yoji Yamada, un conmovedor drama familiar en el Tokio de la II Guerra Mundial, que traza el retrato de una madre que trata de proteger a sus dos hijas de la tragedia de la Historia.

A tres días de la entrega del Oso de Oro, en el programa del miércoles también estaban previstas las proyecciones de “Lady Jane”, del francés Robert Guediguian, y “Chaos calme”, del italiano Antonello Grimaldi, consagrado al duelo de una viuda desamparada, interpretada por Nanni Moretti.

Actualmente gozando de un gran éxito entre el público japonés, “Kabei” relata la vida cotidiana de una familia que debe aprender a vivir del día a la noche con la ausencia del padre, un universitario encarcelado por la dictadura.

Kabei, la madre (Sayuri Yoshinga) hace frente con la cabeza alta a la angustia, tratando de mantener al margen de la tragedia a sus dos hijas, Hatsuko y Terumi, a las que se entrega con amor y atención.

Adaptado de la autobiografía de Teruyo Nogami – el personaje de Kabei está inspirado en su propia madre -, esta crónica dulce y amarga a la vez traza con sensibilidad el retrato de una mujer de voluntad, secundada en sus tareas por su joven cuñada y sobre todo por Yama (Tadanobu Asano), un antiguo alumno de su esposo, algo torpe pero generoso.

“Lo que me interesaba era describir con detalle la vida cotidiana de una familia media en el Japón de los años 40”, explicó a la prensa Yamada, de 76 años, conocido por sus filmes sobre samurais.

Pero “Kabei”, que finaliza evocando los estragos que causó la bomba atómica de Hiroshima en 1945, también es una reivindicación vibrante del pacifismo.

“Los japoneses”, afirmó el director, “tienen tendencia a olvidar su pasado. “Y cuando olvidas tu historia, corres el riesgo de repetirla”, advirtió, al criticar la “tendencia a la remilitarización” actual de Japón.

En otro registro completamente distinto, la reina del pop Madonna marcó la nota glamurosa del miércoles en Berlín al presentar, fuera de competición, su primer filme en tanto que directora.

La proyección, en estreno mundial, de “Filth and Wisdom”, una mezcla de música, sexo, búsqueda de espiritualidad y avidez de dinero, atrajo a los espectadores, aunque sin grandes entusiasmos.

Madonna tenía previsto dar una rueda de prensa para hablar de esta ficción de 81 minutos que ha coescrito, dirigido y producido.

La Berlinale descubrirá mañana tres de los cuatro últimos filmes en competición: “Heart of Fire”, de Luigi Farloni, sobre la vida de un niño soldado en Eritrea, “Restless”, del israelí Amos Kollek, que narra el reencuentro de un padre y su hijo; e “Il a longtemps que je t’aime”, ópera prima del escritor francés Philippe Claudel.

You must be logged in to post a comment Login