El Vaticano califica de vergonzoso el tráfico de seres humanos

El tráfico de seres humanos es uno de los fenómenos más vergonzosos de nuestra época denunció el Vaticano durante un foro convocado por la Oficina de Naciones contra las Drogas y el Delito, que finaliza este viernes en Viena, Austria.
La denuncia la hizo el arzobispo Agostino Marchetto, secretario del Consejo Pontificio para la Pastoral de los Emigrantes e Itinerantes, quien intervino el miércoles en el foro, según datos de Zenit.org, que es el medio informativo por internet del Vaticano.
“La Santa Sede aprecia e impulsa los esfuerzos emprendidos en varios ámbitos para combatir el tráfico de seres humanos, que es un problema multidimensional y uno de los fenómenos más vergonzosos de nuestra eraâ€?, enfatizó Marchetto.
El prelado destacó, según recoge una crónica de Radio Vaticano, el peligro real que sufren las numerosas personas que, ante la pobreza, así como la falta de oportunidades y de cohesión social, se ven impulsadas a dejar sus países de origen, buscando un futuro mejor.
Sin olvidar que también hay otros factores que contribuyen a extender este crimen, como son los conflictos armados, la ausencia de reglas específicas y de estructuras socio-culturales en algunos países, así como la falta de conocimiento de sus propios derechos de parte de las mismas víctimas.
“La Santa Sede alienta todas las iniciativas justas que contribuyen a suprimir este fenómeno inmoral y criminal y a promover la recuperación y el bienestar de las víctimasâ€?, remarcó el prelado.
Considera Marchetto que el Vaticano ha seguido constantemente la gravedad del tráfico de seres humanos, recordando al Papa Pablo VI, quien en 1970 estableció la Pontificia Comisión —hoy Consejo— para el cuidado y la Pastoral de los Emigrantes e Itinerantes, dedicándose con especial esmero a las víctimas de este crimen, que son “los esclavos de la época modernaâ€?.
Entre las actividades concretas impulsadas por la Iglesia católica, Marchetto recordó las que han realizado numerosos obispos y conferencias episcopales, citando algunos ejemplos como España, Nigeria e Irlanda.
Actividades que han implicado además la acción directa de organizaciones e instituciones católicas, que asisten a las víctimas.
“Se trata no sólo de salvarlos de semejantes horrores, sino también de curar sus heridas físicas y emocionales y de sostener a las familias y comunidadesâ€?, dijo.
Ya para finalizar su intervención Marchetto citó las palabras de Benedicto XVI en su encíclica Spe Salvi: “La grandeza de la humanidad está determinada esencialmente por su relación con el sufrimiento y con el que sufre. Esto es válido tanto para el individuo como para la sociedadâ€?.
Según las palabras del Papa una sociedad que no logra aceptar a los que sufren y no es capaz de contribuir mediante la compasión a que el sufrimiento sea compartido y sobrellevado también interiormente, “es una sociedad cruel e inhumanaâ€?.

You must be logged in to post a comment Login