Hacinamiento en cárceles de El Salvador

SAN SALVADOR (AFP) – Las autoridades de El Salvador buscan liberar a 566 reclusos con el fin de reducir el hacinamiento que afrontan las cárceles, que en todo el país acumulan 18.509 internos, a pesar de tener capacidad para unas 7.700 personas, informaron el viernes fuentes oficiales.

"Esperamos que en marzo completemos la salida de unos 566 internos, muchos por buena conducta, otros por tener enfermedades terminales y otros por tener avanzada edad", declaró a la AFP el portavoz de la Dirección de Centros Penales, Alberto Uribe.

Los reclusos saldrán en virtud de un decreto que la Asamblea Legislativa aprobó y que concede la gracia a los que califiquen y que no purguen penas por violaciones, homicidios agravados o secuestro.

El crecimiento de la población penal se debe a las constantes operaciones policiales en el combate a la delincuencia y las pandillas conocidas localmente como "maras".

De los 18.509 reclusos en los 20 penales del país, según datos oficiales, un poco más de 6.000 eran miembros de las violentas pandillas que operan en diferentes ciudades.

En un afán por evitar la violencia carcelaria, la Dirección de Centros Penales comenzó a separar a quienes ya tienen dictadas sus sentencias con los que tienen procesos en curso en diferentes tribunales.

Más allá de la liberación de los reclusos y enfrentar el hacinamiento, la Fundación de Estudios para la Aplicación del Derecho (FESPAD), se pronunció por una readecuación de la política carcelaria y de las leyes en general para evitar encarlamientos masivos.

"Nosotros evaluamos que la salida de los reclusos es un gesto humanitario importante con quienes están enfermos o con aquellos que por su edad no presentan peligrosidad, pero el problema del hacinamiento no se resolverá porque es el sistema legal el que llena las cárceles", declaró a la AFP Edgardo Amaya, del observatorio de asuntos penales de FESPAD.

Según Amaya, las constantes reformas a los Códigos Penal y Procesal Penal "han creado una gran cantidad de delitos" y hecho de la detención provisional "una norma obligatoria".

"Como está el panorama en las cárceles, la respuesta debería ser una reforma a la política criminal para hacer menor uso de la cárcel en delitos de poca monta", subrayó Amaya.

El Salvador, con escasos 20.742 km2 y 5,8 millones de habitantes, afronta una delincuencia que a diario deja un promedio de 9,8 homcidios y decenas de asaltos a mano armada.

You must be logged in to post a comment Login