Raúl Castro liberará a siete presos políticos, pero oposición exige más

LA HABANA (AFP) – El gobierno provisional de Raúl Castro comunicó a España la liberación de siete presos políticos, gesto que Madrid aplaudió pero que la oposición en Cuba considera “extremadamente limitada” para una apertura política y exige más excarcelaciones y libertades.

La Habana guarda silencio público, como es habitual en estos casos. En España, el canciller Miguel Angel Moratinos declaró: “es una decisión unilateral de las autoridades cubanas, que nosotros apreciamos, y expresamos nuestra satisfacción”.

Moratinos dijo que cuatro de los liberados viajarán a España, sin mencionar nombres y fechas.

Versiones de la disidencia los identificaron como Pedro Pablo Álvarez Ramos (de 59 años), Omar Pernet Hernández (62), José Gabriel Ramón Castillo (50) y Alejandro González Raga (48), todos de un grupo de 75 condenados en 2003.

La oposición ilegal en Cuba rechazó mayoritariamente el gesto y lo calificó de “extremadamente limitado”, tal y como ha considerado la baja en el número de presos políticos, de unos 300 a 240, en 19 meses de gobierno de Raúl Castro, pues estima que la “represión continúa igual” y se adoptó una nueva modalidad de detenciones temporales.

“Es una respuesta muy limitada (…), es muy poco”, dijo el activista de los derechos humanos Elizardo Sánchez, quien la estimó una “jugada de engaño” pues el gobierno tendría que hacer mucho más en cuanto a libertades públicas.

“Ojalá sea un primer paso y prosigan con las excarcelaciones”, exclamó al recordar que aún quedan 240 presos políticos.

La medida tiene lugar cuatro días después de la segunda reunión en Madrid del mecanismo oficial de consultas sobre derechos humanos, en el cual se trató el tema de las prisiones.

“Deseamos profundamente un cambio, pero eso significaría una liberación de todos los prisioneros políticos y cambios en las leyes que garanticen los derechos de los cubanos “, no excarcelación “a cuentagotas”, declaró a la AFP el opositor Oswaldo Payá, Premio Sajarov 2002.

Marta Beatriz Roque y Vladimiro Roca, considerados los “duros” de la disidencia, coincidieron en apreciar la medida como “un regalo” electoral de La Habana al gobierno del presidente José Luis Rodríguez Zapatero, en vísperas de los comicios.

“Utilizan a los presos como mercancía de cambio”, dijo Roca a la AFP, mientras que Roque sostuvo que “Cuba lo que hace es regalar estos presos, me parece un acto irrespetuoso del gobierno cubano”.

Sólo el moderado Manuel Cuesta Morúa, hizo una lectura diferente al considerarlo “positivo” en la ruta de buscar la normalización de las relaciones de Cuba “con la Unión Europea, y ayudar a Zapatero”.

Con la liberación de los cuatro (se desconoce la identidad de los tres restantes) serían ya 20 los excarcelados de los 75 condenados en 2003, dos de los cuales se encuentran en España: el poeta Raúl Rivero y el sociólogo Héctor Palacios.

La Habana, que considera “mercenarios” de Estados Unidos a los opositores presos, parece mirar mas allá de Madrid, apuntando al resto de Europa, en momentos que se dispone a suscribir, en abril, dos pactos de derechos humanos en Naciones Unidas.

En Nueva York, el Comité para la Protección de Periodistas saludó el anuncio de la liberación inminente de disidentes y periodistas en Cuba, pero recordó que 22 reporteros siguen presos en la isla.

Por su parte, las organizaciones de cubanos anticastristas en España acogieron con “satisfacción” el anuncio, aunque recordaron que restan más de 200 presos en las cárceles de la isla.

You must be logged in to post a comment Login