Mayor actividad femenina en la Cosa Nostra

Por Mario Osorio Beristain

Roma.- La operación Old Bridge, que a inicios de este mes decapitó una alianza entre las mafias siciliana y estadunidense, reveló también una creciente actividad femenina en la Cosa Nostra, grupo que hasta ahora había relegado a las mujeres.

Según investigadores de la Dirección Anticrimen de la policía italiana, en el enorme expediente que llevó a ordenar 90 arrestos en Nueva York y Sicilia, los magistrados citaron al menos en 100 ocasiones episodios que involucraban a esposas o madres de los mafiosos.

Incluso en una interceptación de sonido ambiental, la policía grabó los insultos que Diana, la esposa del "capo" Gianni Inzerillo, heredero de un clan mafioso caído en desgacia, lanzaba contra su marido por haber reanudado relaciones con un grupo rival.

Pero el aspecto más sobresaliente, que quedó de manifiesto en una rueda de prensa hecha en Roma el 7 de febrero pasado, cuando se anunció la operación Old Bridge, fue la presencia de las novias de los mafiosos Nicola Mandalá y Gianni Nicchi en Nueva York, durante la "firma" del pacto de alianza con LCN (La Cosa Nostra estadunidense).

Las fotografías mostradas a la prensa dieron cuenta de la continua asistencia de Tiziana y Rossana, respectivamente novias de Mandalá (arrestado) y Nicchi (prófugo de la justicia), en los encuentros de estos con sus socios norteamericanos.

Algunas de las escenas fueron captadas durante la celebración en la que se "fumaba la pipa de la paz" con el mafioso estadunidense Frank Calí, ahora arrestado.

Pero aunque esa presencia revela un cambio respecto al tradicional papel de "viudas blancas" que la Cosa Nostra atribuye a las mujeres, fieles hasta la muerte a los maridos encarcelados o asesinados, expertos descartaron que afecte a la cúpula de la organización mafiosa.

"Las mujeres en Cosa Nostra tienen un papel subalterno; en realidad no ha cambiado nada", dijo a Notimex el presidente de la comisión parlamentaria Antimafia, Francesco Forgione.

Resaltó que Tiziana y Rossana estuvieron en Nueva York como simples acompañantes de Mandalá y Nicchi, quienes eran los que tenían la responsabilidad de restablecer el puente entre Cosa Nostra y LCN para incursionar más agresivamente en el tráfico de cocaína.

"Las viudas blancas son un ejemplo de fidelidad absoluta a sus hombres y a la cultura de muerte que estos representan", coincidió la procuradora sustituta de la Direción Distrital Antimafia (DDA) de Palermo, Sicilia, Teresa Principato.

"Son educadoras de los valores mafiosos, los cuales justifican y se reconocen como miembros efectivos de Cosa Nostra, que formalmente no las considera, aunque en la práctica les da un rol importante", añadió.

Indicó que se trata de mujeres diferentes entre ellas y con tareas diversas, pero con un denominador común: no se les considera realmente como individuos, sino simplemente las esposas, madres o hemanas de los mafiosos.

"En realidad, las mujeres siempre han tenido papeles importantes en la familia, en la educación de los hijos y en los aspectos económicos. Han sido titulares de bienes y han tenido la tarea de exigir el ‘pizzo’ (extorsión mafiosa)", dijo por su parte la socióloga Alessandra Dino.

Precisó que esas han sido tareas importantes, pero no centrales, porque la organización criminal es machista, sobre todo en el plano formal y en las apariencias.

En la historia e Cosa Nostra no faltan, sin embargo, mujeres que han asumido funciones protagónicas, sobre todo cuando han decidido colaborar con la justicia para prote

You must be logged in to post a comment Login