Ven a la santería tras el misterioso plan para asesinar a Estéfano.

Miami- El plan para asesinar al compositor colombiano Estéfano fue urdido en un centro de santería por dos brasileños que buscaban encubrir el robo de 2.4 millones de dólares al artista y que fueron desviados a esa iglesia, según una demanda actualizada de los abogados del compositor.

La denuncia obtenida por el "Miami Herald" comienza a esclarecer detalles del enigmático atentado sufrido por el creador de temas para estrellas como Shakira, Gloria Estefan, Paulina Rubio y Marc Anthony, la noche del 25 de mayo de 2007 en su mansión de Miami Beach.

En la demanda Estéfano sugiere que su muerte fue planeada en la iglesia de santería Ochosi Yoruba, en el oeste de Miami, y que el brasileño José Luis Gil, su ex administrador financiero, conspiró con dicho lugar para encubrir el robo de dinero.

La policía de Miami dijo que otro brasileño, Francisco Oliveira, quien se encuentra preso, fue quien le disparó dos veces, uno de ellos le dio en la parte trasera de la cabeza y lo dejó casi muerto. Los investigadores nunca establecieron el motivo del atentado.

Tanto Gil como Oliveira son miembros de la iglesia Ochosi Yoruba a la que invitaron a varios servicios al afamado compositor, cuyo nombre real es Fabio Alonso Salgado, según la demanda.

Estéfano señala en el documento judicial que Gil era "como un padre" para él y que había tomado el control de todas las transacciones financieras y propiedades intelectuales y materiales del artista, entre ellas la empresa America Business Trading Inc, que administraba la música que creaba el cantautor.

Según la querella, Gil desvió fondos del artista por 2.4 millones de dólares entre 2004 y 2007 hacia la iglesia de santería, incluyendo cheques al director de ésta, Andrés Suárez.

Momentos después del atentado ocurrido el 25 de mayo, Oliveira hizo una llamada de dos minutos por teléfono celular a Suárez y días después Gil envió tres mil dólares del dinero de Estéfano a Andrea Romer, la esposa de Oliveira. En ese momento este último ya estaba preso.

El juicio a Oliveira, originalmente programado para el 25 de febrero, fue pospuesto el miércoles sin fecha definida debido a que una testigo clave del caso, Odisa Beltrán, gerente de negocios del músico colombiano que encontró su cuerpo y llamó a la policía, tiene un embarazo de "alto riesgo".

Oliveira afronta un cargo de intento de asesinato en primer grado y de ser declarado culpable podrían condenarlo a cadena perpetua.

El fiscal estatal adjunto de Miami-Dade, Michael Von Zamft, aseguró que su principal interés es enjuiciar al hombre que baleó a Estéfano y lo dio por muerto.

– NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login