Liberación de cuatro presos políticos cubanos es un gesto hacia España

LA HABANA (AFP) – La liberación de cuatro presos políticos cubanos, decidida por el gobierno del presidente provisional Raúl Castro, es un gesto hacia España y una señal para la Unión Europea (UE), en vísperas de la llegada a Cuba del número dos del Vaticano, según líderes opositores y diplomáticos.

Pedro Pablo Alvarez Ramos, Omar Pernet Hernández, José Gabriel Ramón Castillo y Alejandro González Raga, del grupo de 75 opositores condenados en 2003 a penas de hasta 28 años, salieron de La Habana en un avión de la Fuerza Aérea española, que aterrizó a las 13H15 GMT en la base de Torrejón de Ardoz, en las afueras de Madrid.

Los cuatro, con serios problemas de salud, viajaron con sus familias y son parte de siete presos que Cuba decidió liberar, según anunció el viernes el canciller español Miguel Angel Moratinos. De los otros tres no se han precisado oficialmente identidades, ni cuándo serían excarcelados.

Alvarez es un sindicalista de 59 años, que había sido condenado a 25 años; Pernet (62) cumplía una pena de 25 años; y los periodistas independientes Ramón Castillo (50) una sentencia de 20 años y González (48) de 14.

La oposición en Cuba saludó las liberaciones, pero las calificó como un gesto “extremadamente limitado” y un “regalo” al presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, en vísperas de las elecciones del 9 marzo.

“Estaban muy emocionados pero al mismo tiempo muy conscientes de la realidad que dejan en Cuba”, dijo a la AFP el opositor Osvaldo Payá, a quien llamaron los excarcelados al llegar a España y le expresaron estar alegres por dejar la prisión, pero con “pena” por haber tenido que salir al exilio.

Oscar Espinosa, también del grupo de los 75 y excarcelado en 2004, consideró “inaceptable” si las autoridades los obligaron al “destierro”; no obstante, dijo “es positivo” que hayan dejado las “condiciones infrahumanas” en que estaban.

“Es una jugada de engaño, pues hay que hacer más. Ojalá sea un primer paso y sigan con las excarcelaciones”, opinó el disidente Elizardo Sánchez al recordar que aún quedan 240 presos políticos, de ellos 55 del grupo de los 75.

Fuentes cercanas a la disidencia cubana en Madrid indicaron a la AFP que los otros tres serían Alfredo Pulido y los periodistas Normando Hernández y Jorge Luis García Paneque -también médico-. Pero en Cuba, sus familiares dijeron no saber nada.

Moratinos dijo que la liberación de los siete, las más importante de los últimos tres años, fue una “decisión unilateral” del gobierno cubano, que hasta ahora guarda silencio.

La liberación se produce luego de que la semana pasado se efectuó en Madrid la segunda sesión del diálogo de derechos humanos entablado tras la visita de Moratinos a la isla de abril de 2007, y en la cual Cuba confirmó que firmará a en marzo dos pactos internacionales de libertades civiles, políticas, sociales y económicas.

También se da a tres días de que llegue a Cuba el secretario de Estado del Vaticano, cardenal Tarcisio Bertone, para conmemorar los diez años de la histórica visita del Papa Juan Pablo II, previo a la cual, en 1998, se dieron también liberaciones de presos.

Está prevista además la visita del comisario europeo Louis Michel el 6 y 7 de marzo para intentar impulsar el diálogo político con La Habana.

El opositor moderado Manuel Cuesta estimó “positiva” las excarcelaciones en la ruta de buscar la normalización de las relaciones de Cuba “con la Unión Europea, y ayudar a Zapatero”.

A raíz del caso de los 75, la UE impuso sanciones a Cuba, levantadas temporalmente en 2005 a iniciativa de España, que en los últimos años ha tratado de acercar a La Habana y Bruselas.

“Lo de hoy puede ayudar a ese acercamiento”, estimó un diplomático occidental.

La UE invitó en junio pasado al diálogo, pero La Habana lo rechaza mientras el bloque no elimine definitivamente las sanciones y la Posición Común de 1996, que exige a la isla cambios políticos y democrático

You must be logged in to post a comment Login