Impunidad un año después de crimen de salvadoreños en Guatemala

GUATEMALA (AFP) – La impunidad prevalece un año después del crimen de tres diputados salvadoreños al Parlamento Centroamericano (Parlacen) y de su chofer en Guatemala, pese a la detención de ocho presuntos autores que no han llegado a juicio, mientras un ex diputado y un ex policía implicados siguen libres.

El múltiple crimen, perpetrado el 19 de febrero del año pasado, también afectó considerablemente el arribo de salvadoreños a Guatemala, pasando de 289.370 turistas en 2006 a los 99.223 del año pasado, según datos de la Dirección General de Migración.

Tampoco se ha determinado con precisión el móvil del crimen. El entonces presidente Oscar Berger (2004-2008) aseguró que había sido una maniobra del crimen organizado, especialmente del narcotráfico, lo que fue rechazado por familiares de las víctimas.

No obstante, las primeras capturas registradas tres días después del hecho fueron cuatro policías, induciendo a los investigadores a pensar que el crimen organizado estaba involucrado, aunque se especula que los asesinos se confundieron de vehículo y por ello mataron y calcinaron a los salvadoreños.

Los policías fueron asesinados brutalmente tres días después de su detención en una prisión de máxima seguridad donde habían sido recluidos.

El fiscal encargado del caso, Álvaro Matus, asegura que se ha esclarecido el 90% de los detalles, pero todavía no hay fecha para iniciar el juicio a los detenidos.

Matus afirmó que ya tienen 14 personas imputadas y se espera que se inicien los juicios contra siete de ellas.

Sin embargo, el funcionario reconoce que la prioridad para avanzar en el esclarecimiento del caso está en la captura de dos prófugos: el ex diputado guatemalteco Manuel Castillo y el ex policía Jeiner Barillas.

A Castillo lo involucra una serie de llamadas desde su teléfono celular antes, durante y después del crimen con los asesinos, mientras que Barillas integraba el grupo de los policías que fueron capturados y posteriormente asesinados.

El viceministro de Seguridad salvadoreño, Astor Escalante, comentó que el ministro guatemalteco del Interior, Vinicio Gómez, le confió que "es imprescindible" la detención de Barillas para aclarar el caso debido a la "fuerte conexión con el crimen contra los diputados" salvadoreños Eduardo D’Aubuisson, William Pichinté y Ramón González y su chofer Napoleón Ramírez.

Hasta el momento ocho personas permanecen encarceladas, cinco civiles y dos agentes de la Policía de Guatemala.

You must be logged in to post a comment Login