Mohamed Al Fayed acusa a familia real de haber buscado

LONDRES (AFP) – La princesa Diana temía antes de su muerte en un accidente de tráfico en París en 1997, que su ex esposo el príncipe Carlos y ex suegro, el príncipe Felipe, quisieran "deshacerse de ella", afirmó el lunes el multimillonario egipcio Mohamed Al Fayed.

En su primera intervención en la investigación judicial en Londres sobre la muerte de Diana y de su hijo Dodi, Al Fayed calificó al príncipe Felipe, esposo de la reina Isabel II, de "nazi" y "racista".

"Es hora de devolverlo a Alemania, de donde procede", declaró Al Fayed ante el Alto Tribunal de Londres. "¿Quieren conocer su verdadero nombre? Acaba por Frankenstein", acusó Al Fayed.

El príncipe Felipe, que se casó con la soberana en 1947, renunció a su nombre Mountbatten, juzgado demasiado alemán por el entonces primer ministro británico Winston Churchill.

Mohamed Al Fayed aseguró que no presentaría "ninguna acusación" durante su testimonio y que se limitaría a defender lo que siempre ha sostenido: que la muerte de Diana y de Dodi fue el resultado de una conspiración de la familia real británica.

La princesa de Gales "me dijo que sabía que el príncipe Felipe y el príncipe Carlos querían deshacerse de ella", aseguró.

También reiteró que Diana estaba embarazada en el momento de su muerte y que la pareja iba a anunciar su próxima boda.

"Diana me dijo por teléfono que estaba embarazada. Sólo me lo dijeron a mí. Me dijeron que se habían comprometido y que iban a anunciarlo el lunes" de después de su muerte, afirmó.

La tesis de asesinato ha sido contradecida durante esta investigación por el ex mayordomo de Diana, Paul Burrell, que la juzgó de imposible.

Sin embargo, según publicó el lunes el tabloide Sun, Burrell admitió haber mentido durante su testimonio.

"Fui muy atrevido y di un par de pistas falsas. Ya sé que no se debe jugar con la justicia. Me doy cuenta de la seriedad del tema", declaró el ex mayordomo, en declaraciones que el tabloide aseguró haber obtenido de una cinta de video grabada en Nueva York.

Las investigaciones llevadas a cabo por las policías francesa y británica concluyeron que la muerte de la pareja el 31 de agosto de 1997 en el puente del Alma de París fue un accidente causado por exceso de velocidad y porque el conductor, que también murió, estaba ebrio.

La investigación judicial actual consiste en un proceso para determinar las circunstancias de la muerte. No hay acusados ni condenas.

You must be logged in to post a comment Login