Reconocimiento internacional y desarrollo, desafíos de Kosovo

Berlín.- El gobierno de Kosovo, la provincia serbia que declaró el domingo su independencia de manera unilateral, tendrá como principales desafíos obtener el reconocimiento internacional y recursos para su desarrollo.

Kosovo cubre un área de 10 mil 887 kilómetros cuadrados, su población es de casi dos millones 200 mil habitantes, y de acuerdo con datos de la UNMIK, en 2003 su Producto Interno Bruto (PIB) ascendía a tres mil 184 millones de euros.

El primer ministro Hashim Thaci encabezó este domingo una sesión plenaria en la que el Parlamento proclamó la República de Kosovo, decisión que fue rechazada de inmediato por Serbia, y motivó que Rusia convocara una reunión urgente del Consejo de Seguridad de la ONU.

El tema del reconocimiento internacional dependerá en gran medida de las decisiones que adopte el Consejo de Seguridad de la Organización de Naciones Unidas, así como de la política que sigan Estados Unidos y la Unión Europea (UE).

La lucha por la independencia de Kosovo adquirió relevancia internacional con la guerra desatada en 1999 entre las guerrillas separatistas y el gobierno de Serbia y Montenegro.

En ese conflicto intervinieron las Naciones Unidas, con la formación de una misión de paz (UNMIK), y la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), que controlan de hecho la soberanía del territorio kosovar, donde incluso la moneda que circula es el euro.

La UNMIK, comandada por la OTAN, mantiene desplegados 16 mil elementos militares, que según los planes vigentes hasta ahora, debían ser sustituidos por una "misión estabilizadora" de la Unión Europea.

Además, es la misión la que expide los documentos oficiales para viajar que sirven de pasaporte, identificaciones, matrículas para automóviles y controla el servicio postal de Kosovo.

De los 120 escaños de la Asamblea, 10 han sido reservados para serbios y 10 para otras minorías no albanesas, mientras que los restantes 100 escaños son elegidos por votación directa y están ocupados por los albano kosovares.

El 26 de enero de 2007, Martti Ahtisaari, enviado especial de la ONU para Kosovo, dio a conocer una propuesta para resolver el estatus definitivo de Kosovo, para la que proponía un régimen de amplia autonomía, pero Pristina sostuvo su demanda de independencia.

En materia económica, la viabilidad de Kosovo está en función de su capacidad de incorporarse a la economía europea, pues se trata de una de las regiones más pobres de ese continente, con un PIB per cápita de mil 243 euros.

De acuerdo con datos del Banco Mundial difundidos por la cadena alemana Deutsche Welle, en Kosovo existen yacimientos con más de 15 mil millones de toneladas de carbón, que podrían abastecer la creciente demanda de energía en Europa del Este.

– NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login