Disidencia cubana entre apatía y esperanza por renuncia de Fidel Castro

LA HABANA (AFP) – Dirigentes de la ilegal oposición interna en Cuba reaccionaron entre la apatía y la esperanza de cambios frente a la renuncia de Fidel Castro a ser reelecto presidente de Cuba, anunciada este martes en un histórico mensaje en la prensa.

"Es la consolidación de Raúl Castro ya definitivamente (…) y eso abre más esperanzas que se empiecen a hacer los cambios que tanto queremos", dijo a la AFP el economista Oscar Espinosa, un ex preso político liberado por razones de salud.

Para el activista de los derechos humanos, Elizardo Sánchez, en la noticia "hay más titular que sustancia", pues duda de que Castro abandone el "escenario político" y las reformas que se aplicarían son "cambios para que todo siga igual".

"No espero ningún impacto positivo de la situación desde el ángulo de los derechos humanos", añadió.

Vladimiro Roca, hijo de un dirigente histórico del Partido Comunista -ya fallecido-, estimó la renuncia como "lo más sensato", pero advirtió que "en año y medio sin Fidel no ha habido cambios y ahora no va a haber cambios tampoco".

En su mensaje, Castro, quien convalece hace 19 meses de una enfermedad intestinal que lo llevó a ceder el poder temporalmente a Raúl, comunicó a los cubanos que "no aspiraré ni aceptaré, el cargo de Presidente del Consejo de Estado y Comandante en Jefe", en la elección que debe hacer el Parlamento el domingo.

Roca restó importancia a que Castro conserve el cargo de primer secretario del gobernante Partido Comunista, pero Sánchez estimó que eso puede llevar a una situación semejante a la de Mao Tse Tung en China o Kim Il Sung, en Corea del Norte.

El abogado René Gómez se consideró "discretamente optimista", pues estima una "obscenidad" reelegir a Castro incapacitado, y que ya no hay pretextos para seguir "demorando los cambios sustanciales que el país necesita".

El opositor democristiano Oswaldo Payá, Premio Sajarov-2002 del Parlamento Europeo, consideró el anuncio de Castro "de mucha trascendencia" de cara a las reformas que espera la población.

"El pueblo quiere cambios y cambios deben significar derechos, reconciliación y darle la voz al pueblo, una nueva ley electoral, nuevas elecciones y los espacios para que esta nueva etapa pueda ser definida en paz y soberanamente por todos los cubanos sin exclusión", dijo Payá a la AFP.

"Es la confirmación de su incapacidad física y mental", dijo el médico Darcy Ferrer, que opinó que "esto debe ser un mensaje para la disidencia de que no se puede permitir sucesión, esto nos obliga a seguir empujando en busca de una transición hacia la libertad y la democracia".

Castro reconoce en su mensaje que traicionaría a su conciencia si acepta un cargo que requiere "movilidad y entrega total que no estoy en condiciones físicas de ofrecer".

Por su parte, el socialdemócrata Manuel Cuesta consideró que la isla "comenzará a normalizarse como país después de esta decisión" de Castro, que calificó de valiente por "mirar a la realidad y darse cuenta de que Cuba necesita otro rumbo y que Cuba ha cambiado".

"Esta renuncia responde a esa percepción de que ya Cuba no es la misma", agregó Cuesta.

Los opositores, considerados por La Habana como "mercenarios" de Washington, acusan al Gobierno de Castro de represión y de mantener a unos 240 presos políticos.

En una carta abierta, la oposito

You must be logged in to post a comment Login