EEUU mantiene el embargo y su llamado a transición tras renuncia de Castro

WASHINGTON (AFP) – Estados Unidos reiteró este martes su voluntad de mantener el embargo contra Cuba vigente desde 1962 y su exigencia de que se inicie una transición democrática en la isla, al no darse por satisfecho con el anuncio de la renuncia a la Presidencia de Fidel Castro.

"Veo esto como un periodo de transición y podría ser el comienzo de la transición democrática para el pueblo en Cuba", afirmó el presidente George W. Bush, en una primera reacción desde Kigali, la capital de Ruanda, donde fue informado de la decisión de Castro, en medio de una gira africana.

Pero la renuncia de Castro no corresponde a lo que exige Estados Unidos, al abrir una transición en el seno del mismo régimen, despejando el camino a su hermano Raúl para ser electo presidente, aunque no se descarta que el vicepresidente Carlos Lage, de 56 años, asuma como cabeza del Estado instalando una nueva generación en el poder.

"Estados Unidos ayudará a los cubanos a obtener las bendiciones de la libertad", explicó Bush, manteniendo la misma posición adoptada por su gobierno desde que Fidel Castro delegó el poder provisionalmente a su hermano a fines de agosto de 2006, por razones de salud.

Por su parte, el número dos del Departamento de Estado, John Negroponte, descartó rotundamente que Estados Unidos levante el embargo: "No puedo imaginarme que esto se produzca en un futuro cercano", declaró, al ser consultado sobre un eventual levantamiento de la medida.

En el Congreso, la cuarta parte de la Cámara de Representantes (108 congresistas, entre ellos ocho republicanos) escribió a la secretaria de Estado, Condoleezza Rice, para exigirle "una revisión completa" de la política hacia Cuba, tras asegurar que no obtuvo resultados en medio siglo.

Bush dedicó importantes esfuerzos para presionar a Cuba, el último país comunista de las Américas, al reforzar por ejemplo el embargo en 2004 y crear una Comisión Nacional de Asistencia para una Cuba Libre, presidida conjuntamente por la secretaria de Estado, Condoleezza Rice, y el secretario de Comercio, el cubanoestadounidense Carlos Gutiérrez.

En octubre, Bush dio un paso más con el anuncio de la creación de un fondo internacional de apoyo a la "libertad" en Cuba, aunque por ahora la iniciativa sigue siendo elaborada en los despachos del Gobierno y ningún país se comprometió oficialmente a financiar el proyecto.

Desde julio de 2006, Estados Unidos reiteró varias veces que no reconocía una transición del poder de Fidel Castro, de 81 años, a su hermano Raúl, 76, o incluso a un miembro del mismo régimen.

"Creo que el análisis general es que Raúl Castro es un Fidel ‘light’, que sólo es una continuación del régimen castrista, de la dictadura", declaró el portavoz adjunto del Departamento de Estado, Tom Casey.

Estados Unidos rechazó asimismo tres ofertas de diálogo de Raúl Castro, desde que asumió provisionalmente la Presidencia.

La noticia cayó en medio de las primarias para la designación de los candidatos a las elecciones presidenciales del 4 de noviembre, donde el voto del exilio cubano puede ser determinante en un estado clave como Florida, donde Bush ganó en 2000 por estrecho margen tras un polémico recuento de los votos.

Ninguno de los principales candidatos cuestionó la política actual de Washington.

"Estados Unidos puede y debe ayudar a acelerar el despertar de la libertad en Cuba. Los cubanos han esperado demasiado tiempo", afirmó John McCain, el favorito entre los republicanos.

Por la parte demócrata, Barack Obama llamó a Estados Unidos "prepararse para empezar a dar pasos a fin de normalizar las relaciones y flexibilizar el embargo de los últimos 50 años", a condición de que "los dirigentes cubanos comienzan a iniciar en Cuba un cambio significativo".

Su rival Hillary Clinton pidió que Washington elabore "una política activa que haga todo lo posible para la causa de la libertad, la democracia y de las oportunidades en Cuba".

You must be logged in to post a comment Login