Guyana conmocionada por ataque a sede policial que dejó 12 muertos

GEORGETOWN (AFP) – La ciudad de Bartica, al suroeste de Guyana, pasó conmocionada y casi paralizada el lunes tras el asesinato de 12 personas, entre ellas tres policías, durante un ataque a un cuartel policial el domingo, en la segunda masacre que ocurre en menos de un mes en el país.

“Vivimos aterrados, nadie sabe quién es el próximo”, declaró Harold Thakoordyal, de profesión taxista, que prefirió irse a su casa temprano en vez de seguir trabajando en ese clima de miedo y luto.

Las empresas cerraron sus puertas y casi ningún niño concurrió a clases este lunes en esta ciudad de 20.000 habitantes.

El ataque del domingo fue perpetrado por seis hombres con uniforme militar, que llegaron a la sede policial, ubicada sobre el río Essequibo, a bordo de una lancha rápida, e inmediatamente iniciaron los disparos que dejaron 12 muertos (tres policías y nueve civiles) y varios heridos, informó Hilbert Knights, jefe de la autoridad regional.

El comandante de policía Gavin Primo indicó que los pistoleros se llevaron armas policiales que estaban en una caja de seguridad.

Primo informó que ocho heridos se encontraban hospitalizados, entre ellos un policía y un brasileño de 16 años.

“Estoy aún muy confundido, es como si estuviera aún escuchando aquellos disparos”, dijo el inspector de policía Michael Sutton a la AFP.

De los nueve civiles muertos, a cinco se les había ordenado acostarse en el muelle de Bartica y se les disparó en la cabeza. Entre ellos estaba Haseeb Yasseeen, un graduado universitario de 23 años que había dejado atrás sus estudios para capitanear un navío y poder mantener a su madre.

“No hay seguridad, estos son matones, animales, que vinieron aquí a matar gente, y ¿qué es lo que el gobierno está haciendo?”, dijo Fazal Alli, tío de Yaseeen.

Las autoridades desplegaron efectivos militares y policiales en esta región forestal y minera para encontrar a los asesinos, informó la cadena pública de televisión NCN.

El presidente de Guyana, Bharrat Jagdeo, que retornaba de Estados Unidos el lunes de noche, mantendrá conversaciones de emergencia con líderes políticos, religiosos y civiles el martes.

El hecho ocurre después de que el 26 de enero se produjera la matanza de 11 personas en la ciudad de Lusignan, 17 km al este de Georgetown.

La policía no ha ligado aún el ataque con otros ataques de pandillas, pero aún buscan a Rondell Rawlins, sospechoso de ser el líder de la pandilla de 20 miembros acusada de las muertes en Lusignan.

You must be logged in to post a comment Login