Polémica mundial por renuncia de Fidel Castro

La Habana.- La renuncia de Fidel Castro a la Presidencia de Cuba, tras 49 años en el poder, avivó hoy la polémica mundial sobre la transición democrática en la Isla.

Tras conocer la decisión del líder cubano de retirarse del poder de Cuba por razones de salud, el presidente de Estados Unidos, George W. Bush, no ocultó su benéplacito y aseguró que es el primer paso para la transición democrática en ese país caribeño. Desde Ruanda, donde se encuentra en el marco de su gira por cinco países africanos, el jefe de la Casa Blanca exhortó al pueblo cubano a luchar por su democracia y por un cambio definitivo, mientras a la comunidad mundial pidió respaldar a los cubanos en esa transformación.

En Miami, donde vive casi un millón de exiliados cubanos, éstos tomaron con tranquilidad la renuncia de Castro y aunque algunos confían en que es inevitable un cambio en su país, otros descartaron transformaciones a corto plazo.

La Unión Europea (UE), a través de su representante de Política Exterior y Seguridad Común, Javier Solana, consideró que la renuncia de Castro debe encaminar a Cuba hacia un proceso de transición democrática y pacífica, favorable a la isla y a los cubanos.

En Londres, el primer ministro británico, Gordon Brown, afirmó que la decisión de Castro representa una oportunidad para avanzar en una transición pacífica hacia una verdadera democracia plural, aunque este asunto sólo compete al pueblo cubano.

El gobierno de Francia, por su parte, exhortó a Cuba a emprender el camino de la democracia y el respeto de los derechos humanos, mientras la emisora oficial del Vaticano señaló que la renuncia del líder cubano es "el signo más tangible de un cambio de época".

España, mediante su secretaria de Estado para Iberoamérica, Trinidad Jiménez, indicó que tendrá cautela y esperará a que el próximo domingo se constituya la asamblea civil, para conocer cuáles son las intenciones de Castro para el futuro.

El vicecanciller de Italia, Donato Di Santo, confió en que la renuncia de Castro, que calificó como un "gesto importante y noble", favorezca la transición democrática y no a una sucesión que representaría un retroceso.

El gobierno de Alemania se sumó a las reacciones mundiales, al expresar su confianza en que el retiro de Castro allane el camino hacia la democratización de la isla, así como a la mejora de la situación económica.

En Rusia, el líder del Partido Comunista y uno de los cuatro aspirantes a la presidencia rusa, Guennadi Ziugánov, calificó de "valiente y sabia" la decisión del dirigente cubano de retirarse del poder tras casi cinco décadas al frente de la nación caribeña.

Por su parte, China, antiguo aliado histórico del líder cubano, se limitó a señalar a través de su cancillería, que "Cuba y China son países amigos y Beijing seguirá profundizando en estas relaciones amistosas".

Entre los países latinoamericanos que han reaccionado hasta ahora por la renuncia de Fidel Castro figura Perú, cuyo gobierno hizo votos para que la transferencia del poder en Cuba sea pacífica y lleve hacia la democratización.

El gobierno de Chile consideró que la decisión del líder cubano representa la "culminación de una etapa" en ese país, aunque advirtió que se trata de un asunto interno de la isla caribeña.

El vicep

You must be logged in to post a comment Login