Sepultan a joven de origen mexicano muerta en universidad de Illinois

Cicero, EU.- Catalina García, la estudiante de origen mexicano que falleció en el tiroteo de The Northern Illinois University, en la ciudad estadunidense de Dekalb, fue sepultada el lunes en un cementerio de Hillside, al oeste de Chicago.

Luego de una misa de cuerpo presente, los restos de la joven fueron trasladados al panteón Queen of Heaven, acompañados por un largo cortejo de familiares, amigos y vecinos.

Por la mañana, la iglesia Our Lady of Mount, ubicada en este suburbio de Cicero, muy cerca de la casa de la familia García, abrió sus puertas para que la comunidad despidiera a la estudiante de 20 años.

Una multitud desfiló frente al féretro de las 9:00 a las 11:00 horas dedicándole sólo una oración, sin flores ni objetos, como dispuso la familia.

A las 11:00 horas, el sacerdote Lawrence E. Collins ofició la misa en español, a la que asistieron más de 700 personas, y no se permitió el acceso de cámaras de video o fotografía de la prensa.

La misa estuvo organizada por el hermano de Catalina, Jaime García, quien dispuso el uso de una rosa del mismo color en la solapa de los familiares, y roja en el personal de seguridad de la iglesia, para identificarlos.

Todo transcurrió en completo orden y respeto. El ataúd de Catalina sólo fue cubierto por una manta religiosa beige y algunos arreglos florales que se recibieron por la noche se colocaron en las esquinas.

Durante la misa familiares y amigos se turnaron para hacer guardias periódicas a los lados del féretro, mientras un mariachi entonaba música sacra.

Cuando hay una tragedia como ésta, dijo el sacerdote, "muchas personas buscan una razón por la que sucede, pero nunca se va a encontrar una razón, por eso hay que buscar consuelo de otra manera".

No podemos entenderlo, agregó Collins, "pero tenemos nuestra fe para encontrar fuerza y continuar… Que Dios consuele a la familia de Catalina".

A la misa, que duró una hora, asistieron el presidente de la universidad donde ocurrieron los hechos trágicos del 14 de febrero, John G. Peters; el vicegobernador del Estado, Pat Quinn, y funcionarios del gobierno local.

A nombre de la universidad, Peters dio las condolencias a la familia desde el altar de la iglesia: "Catalina se nos fue demasiado joven y muy pronto, pero tocó muchas vidas con su alegría".

En inglés, y con ayuda de un intérprete en español, dijo que al asistir a la universidad, Catalina había escogido el camino más difícil para superarse, "trabajaba muy duro en clases y participaba en las actividades de la escuela".

"Sus padres deben estar muy orgullosos de ella, es un ejemplo de superación para todos, pero en especial para los jóvenes de esta comunidad", agregó.

El ataúd metálico rosa de Catalina salió de la iglesia cargado por primos y amigos, seguido de sus padres Jacinto y Consuelo, así como de sus hermanos Jaime, Mayra y Joel.

– NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login