Cuba-Castro-Política-Renuncia,Nota-Central

LA HABANA (AFP) – Cuba entró este miércoles en una lenta etapa de transición sin Fidel Castro al mando, pero urgida de los cambios económicos prometidos por Raúl Castro, el más probable sucesor del histórico líder comunista, que debe ser electo el domingo presidente.

La isla amaneció en total calma y digiere poco a poco el impactante mensaje escrito en el que Castro anunció el martes su renuncia a la Presidencia y al cargo de ‘Comandante en Jefe’, luego de 49 años en el poder y 19 meses de convalecencia.

Ahora todo apunta al domingo, cuando el Parlamento electo en enero ratifique casi de seguro a Raúl como presidente de Cuba, una función que desempeña de forma interina desde el 31 de julio de 2006, cuatro días después de que cayera enfermo su hermano.

“No aspiraré ni aceptaré el cargo de Presidente del Consejo de Estado y Comandante en Jefe”, afirmó Castro, de 81 años, quien conserva el estratégico puesto de primer secretario del Partido Comunista (PCC), único y en el poder.

Al delinear un Gobierno colegiado, con dirigentes de la vieja guardia, de una generación un poco más joven y de la intermedia -como el vicepresidente Carlos Lage, de 56 años-, Castro dijo que existe la “autoridad y la experiencia para garantizar el reemplazo”.

Su decisión se da en un momento crucial en que los cubanos viven un intenso debate de sus problemas, y la dirigencia comunista busca renovarse, corregir errores políticos y económicos, acabar con la atrofia burocrática y aumentar la eficiencia productiva.

“Debemos comprometernos con él en que seremos capaces todos unidos, ahora y siempre, de mantener en alto la dignidad de esta patria, de hacerla cada vez más justa, libre, independiente y soberana”, dijo el jefe del Parlamento, Ricardo Alarcón.

Los medios cubanos reproducen declaraciones de apoyo a la revolución, aun con el ‘Comandante’ retirado por no tener -según dijo- “las condiciones físicas” para “una responsabilidad que requiere movilidad y entrega total”.

“¿Y ahora qué?”, se pregunta Annia, arqueando los hombros. Y sin pensarlo dos veces, responde para sí: “Vamos a lo que sigue, ahí sí tápate con la colcha (prepárate). Ojalá lo que venga sea para enderezar la situación”.

La joven, estudiante de idiomas de 30 años, dice que “anda en la calle” una ola de rumores de medidas por venir, desatada por el mismo Raúl cuando en julio pasado anunció “cambios” y en diciembre criticó “el exceso de prohibiciones y limitaciones”.

En debates convocados por Raúl, los cubanos reclamaron la eliminación de la brecha entre salarios en pesos cubanos (15 dólares mensuales en promedio) y los altos precios en divisas, así como de las restricciones a viajar y hospedarse en hoteles, comprar y vender autos y viviendas.

La cautela es mayor en materia de política y de derechos humanos. “No espero ningún impacto positivo de la situación” en cuanto a libertades, dijo a la AFP el disidente Elizardo Sánchez, tras reclamar la liberación de unos 240 presos políticos.

Bajo este clima llega este miércoles el número dos del Vaticano, cardenal Tarcisio Bertone, para conmemorar los diez años del histórico viaje de Juan Pablo II y dialogar con Raúl incluso de temas en los que tienen divergencias, según adelantó el canciller Felipe Pérez Roque.

En vísperas de la visita y poco después de un diálogo de derechos humanos en Madrid, La Habana decidió liberar a siete presos políticos, cuatro de los cuales viajaron a España, y confirmó a las autoridades ibéricas la intención de firmar en marzo de dos pactos internacionales de libertades políticas, económicas y civiles.

Analistas, diplomáticos y otros no descartan que Fidel, desde su retiro médico y mediante las “Reflexiones del Comandante en Jefe” que escribe desde hace un año, ejerza poder de veto o aprobación de las decisiones del Gobierno.

“Seguiré escribiendo bajo el título ‘Reflexiones del compañero Fidel’. Será un arma más del arsenal con la cual se podrá contar. Tal v

You must be logged in to post a comment Login