Impacta en Latinoamérica la renuncia de Fidel Castro

Caracas.- El anuncio del presidente cubano Fidel Castro de que declinará a ser reelecto provocó impactos en Latinoamérica, en especial entre los gobiernos que le son afines o los que han recibido asistencia humanitaria de Cuba.

El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, dijo que figuras como Fidel Castro "nunca se retiran", y destacó que su decisión de desistir de una posible reelección es un gesto personal que lo "enaltece".

Chávez dedicó a su amigo y aliado una cadena nacional de radio y televisión, en la que sostuvo: "Fidel estará siempre en la vanguardia. Fidel no renuncia, no abandona nada como alguien lo dice, sino que pasa a ocupar el puesto que tiene que ocupar en la batalla". "Ante la posibilidad de que fuera reelegido como presidente del Consejo de Estado (por el parlamento cubano el domingo próximo), él adelanta, faltando cuatro días, su decisión de abrir paso a otros compañeros", expuso.

Otro de sus amigos, el presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, se refirió a Fidel Castro como "el único mito vivo en la historia de la humanidad", y afirmó que la manera tranquila en que renunció al gobierno de Cuba será positiva para el país caribeño.

"Lo que temíamos era que, en una situación adversa, aconteciera un suceso turbulento", dijo Lula da Silva, quien sostuvo que "los cubanos tienen la madurez para resolver todos sus problemas, sin necesitar de injerencias. Ni brasileñas, ni estadunidenses".

A su vez, el presidente de Bolivia, Evo Morales, calificó de "dolorosa" la decisión de Castro de renunciar al gobierno de Cuba, y dijo que los movimientos políticos de izquierda pierden a un legendario luchador antiimperialista.

Morales resaltó que la decisión de Castro de separarse del poder "es lo más democrático", y descartó que la determinación de Castro impacte en forma alguna las relaciones estrechas y solidarias entre Bolivia y Cuba.

El presidente de Guatemala, Alvaro Colom, de tendencia socialdemócrata, también descartó modificaciones en las relaciones bilaterales con Cuba, en especial en el rubro de la cooperación.

El gobernante guatemalteco declinó comentar la decisión del líder cubano, pero recordó: "mi padre tenía un dicho", en el sentido de que "hay que saber subirse a la ola y también saber bajarse".

En Colombia, donde el gobierno es de tendencia derechista, el vicepresidente Francisco Santos descartó sin embargo que la decisión del líder cubano afecte la ayuda de la isla caribeña para buscar la paz, pues, sostuvo, "el compromiso es del Estado cubano".

Cuba es sede desde 2005 de los contactos entre el gobierno del presidente de Colombia, Alvaro Uribe Vélez, y el insurgente Ejército de Liberación Nacional (ELN) para explorar un posible proceso de paz.

El presidente de El Salvador, Antonio Saca, cuyo país ha vivido momentos de tensión con Cuba, expresó su esperanza de que la isla inicie una verdadera transición hacia la democracia.

"Yo albergo la esperanza de que esto (la renuncia de Castro) sea el inicio de la transición para que los cubanos elijan verdaderamente, democráticamente, a un líder", dijo el mandatario.

Entre los antiguos rebeldes cuya lucha armada fue apoyada por Cuba en décadas pasadas, el comandante sandinista Tomás Borge declaró en Lima que "Fidel puede renunciar a cualquier cosa, menos a ser Fidel Castro".

A diferencia de lo que piensa Estados Unidos, Castro "seguir

You must be logged in to post a comment Login