Irak y la tortura se cuelan en la fiesta del Oscar

HOLLYWOOD, EEUU, 20 Feb 2008 (AFP) – Documentales sobre la guerra en Irak y Afganistán están listos para asumir un papel protagónico durante la premiación de los Oscar el domingo, cuando se les recordará a los invitados las tragedias de un mundo enfermo más allá de la alfombra roja.

Dos de los cinco trabajos nominados en la categoría de Mejor Documental están directamente relacionados con el conflicto en Irak mientras que una tercera obra se centra en el aterrador sistema de torturas de los prisioneros afganos en una base militar estadounidense.

Irónicamente, la nominación de estos documentales ocurre cinco años después de que el cineasta Michael Moore fuera abucheado en el escenario del Teatro Kodak cuando en el discurso de agradecimiento por su Oscar criticó la invasión a Irak liderada por Estados Unidos.

"La Academia ha seleccionado tres filmes anti-guerra: lo que me valió abucheos en escena, ahora es aplaudido. Los tiempos han cambiado", dijo Moore en un almuerzo con todos los nominados este año en las 24 categorías de los premios Oscar.

Moore compite este año por su documental sobre el precario e injusto sistema de salud estadounidense en un trabajo que lleva por título "Sicko".

Dos filmes que generaron más titulares durante el año pasado fueron "No End in Sight" de Charles Ferguson, centrada en la invasión a Irak y "Taxi to the Dark Side" de Alex Gibney, quien aborda la muerte de un taxista afgano de 22 años, Dilawar, mientras estaba preso en la base aérea de Bagram en 2002.

En una posterior investigación sobre la muerte de Dilawar se reveló que había sido pateado y golpeado brutalmente e incluso encadenado en su celda durante días.

Gibney, también artífice del impactante documental "Enron: The Smartest Guys in the Room", dijo que tenía un interés personal en hacer la película puesto que su padre, ahora fallecido, fue un interrogador de la fuerza naval estadounidense que debió afrontar a los prisioneros japoneses durante la Segunda Guerra Mundial.

El director concluyó que las técnicas de interrogatorios de Estados Unidos en estas guerras "contra el terror" han conllevado en sí mismas su propio fracaso.

"Si uno estudia las palabras de Osama Bin Laden, si uno estudia otros grupos terroristas en la historia, el objetivo es que las sociedades democráticas socaven sus propios principios. Entonces, misión cumplida", explicó Gibney en una entrevista reciente.

Otro documental que compite en este grupo y que se enfoca en las políticas estadounidenses después de los ataques del 11 de septiembre es el trabajo de Charles Ferguson en "No End In Sight", que explora el manejo de la guerra en Irak meses después de la invasión.

Ferguson, ex investigador del Instituto Brookings que amasó una fortuna al vender en 133 millones de dólares su empresa de internet al grupo Microsoft en 1996, se autofinanció su primer documental, al que destinó dos millones de dólares de presupuesto.

Con una precisión de cirugía y en un tono académico, el filme esboza un claro retrato de los planes post invasión de Irak, exponiendo el testimonio de más de 70 figuras claves que estaban en el terreno en ese momento.

Ferguson dijo que deseaba un documental que fuera como una respuesta a la forma en la cual los medios de comunicación reportaron la guerra en Irak.

"Como politólogo con muchos amigos en la comunidad de ‘política exterior’ me preocupó bastante la calidad de la cobertura de los medios sobre la guerra en Irak

You must be logged in to post a comment Login