Programa de promotores en el Centro de la Juventud

Con unas computadoras que donó el gobierno al Centro Latinoamericano de la Juventud (LAYC) a mediados de la década de 1990, José Díaz, conocido como Chico, decidió ofrecer clases a los jóvenes.

“Hicimos funcionar algunas computadoras que no servían. La idea era crear una clase de computación básica y llegamos incluso a crear una red”, dijo Díaz durante un acto reciente en el Club de Prensa de Washington para presentar el programa “Promotores”.

El LAYC, una de las principales organizaciones de desarrollo juvenil en el área metropolitana de Washington, lanzó con ese objetivo el programa para ayudar a los jóvenes a integrarse a la comunidad.

Uno de esos jóvenes es Jesús Amaya, ahora de 24 años, quien relató que gracias a la iniciativa de Chico continuó sus estudios y no dejó la escuela.

“En ese tiempo mi madre no paraba en la casa. No era culpa de ella, porque necesitaba dos o tres trabajos para pagar la renta”, dijo Amaya, quien ahora es técnico en computadoras.

Basada en la creencia que una buena relación con un adulto es crítica para el éxito de los jóvenes, LAYC contratará a promotores que serán a la vez trabajadores sociales, tutores y amigos.

El programa Promotores trabajará para asegurar los jóvenes entre 10 y 24 años no se desconecten de la sociedad.

En 2008 habrá alrededor de 3 millones de jóvenes desconectados de la sociedad estadounidense, según un reporte del Center for an Urban Future.

El informe advierte que ese problema es origen de las pandillas, embarazo adolescente o comportamientos dañinos para los jóvenes.

Solamente en Washington, se calcula que entre 5 mil y 8 mil jóvenes entre las edades de 14 a 24 años están en riesgo de desconectarse de la sociedad.

El programa “Promotores” no solamente ayudará a jóvenes de alto riesgo a ser adultos exitosos, sino que también representa un gran ahorro a los gobiernos del área”, señaló la directora del LAYC, Lori Kaplan.

La organización calcula que cada promotor puede ahorrar al área metropolitana un promedio de 1.7 millones de dólares.

Con un total de 25 promotores, el beneficio económico que alcanzarían los gobiernos locales llegaría a los 42 millones de dólares.

“No hubiera estado aquí hoy día sin Chico. Sé que no me habría graduado de secundaria ni tratado de ir a la universidad”, dijo Amaya en referencia a su mentor.

{jcomments off}

You must be logged in to post a comment Login