La solidaridad con Ingrid Betancourt comenzó el día después de su secuestro

PARIS (AFP) – El próximo sábado 23 de febrero se cumplen seis años del secuestro de la franco-colombiana Ingrid Betancourt, perpetrado por las guerrillas de las FARC, una acción que puso en marcha uno de los mayores movimientos mundiales de solidaridad con los rehenes en poder de los rebeldes.

Esa acción -de una dimensión sin precedentes- comenzó apenas un día después del secuestro por iniciativa del franco-belga Armad Burguet.

"Al día siguiente del secuestro, Armad publicó en su portal internet personal una información sobre el hecho, al tiempo que lanzaba un llamado para pedir la liberación de la cautiva", relató Olivier Roubi, portavoz de la Federación Internacional de los Comités Ingrid Betancourt (FICIB).

"A partir de entonces, lo contactó una gran cantidad de personas para interrogarlo a fin de saber qué podían hacer", recordó Roubi.

Esto dio nacimiento a la idea de crear los comités a través del mundo con el objetivo de mostrar una movilización internacional para responder al anuncio de las FARC diciendo que, si el cabo de un año no había acuerdo, no podrían responder por la vida de Ingrid Betancourt.

"Muy rápidamente Armand pudo dar cuenta de 280 comités creados a través del mundo (…) de gente que no estaba necesariamente movilizada, pero sí sensible", relató Roubi. "Esto permitió lanzar la información y decir ‘Atención, hay por todo el mundo gente que vigila sobre lo que va a ocurrir’".

El primer aniversario del secuestro fue una fecha que marcó una derrota al cumplirse una etapa sin resultados en cuanto a la liberación, pero al mismo tiempo una "victoria", recordó el representante de la FICIB.

"Mediante la movilización internacional y la vigilancia se había conseguido que las FARC no atentaran contra su vida", explicó. También consideró que, como resultado de la movilización, se obtuvieron las primeras pruebas de vida en 2003.

"Allí vimos a Ingrid combatiente, con la voluntad de salir adelante y ésto dio un nuevo impulso al conjunto de los comités, señalándonos la necesidad de ir aún más lejos", comentó.

Pero el representante de la FICIB, recordó los momentos duros, difíciles: "A veces creímos que estábamos muy cerca de una solución y siempre hubo obstáculos en el camino, generalmente de parte del gobierno colombiano", indicó.

Sin embargo piensa que la situación cambió fundamentalmente a partir de 2007 "porque el presidente "colombiano (Alvaro) Uribe se vio cercado por la comunidad internacional", que le exigió actuar.

El portavoz de la FICIB también reconoció que surgieron divergencias a medida que el movimiento fue creciendo. En particular, recordó los episodios de 2005, cuando se hizo necesario la creación de una federación internacional de comités: "La única condición que planteamos fue la firma de una Carta de Etica que es nuestra línea de conducta: liberación de todos los rehenes, defensa de los derechos humanos (…), sin vínculos partidarios o religiosos".

Sin embargo, "algunos comité no quisieron firmar esa Carta de Etica" y entonces se produjo una disensión.

Roubi hizo hincapié en el trabajo de la FICIB con todas las familias de los secuestrados y la estrecha relación que mantiene con Yolanda Pulecio y Astrid, la madre y la hermana de Ingrid Betancourt.

"Yolanda es una colombiana, que vive en Bogotá

You must be logged in to post a comment Login