Clinton y Obama muestran divergencias en debate de Texas

Por Francisco Trujillo

Austin.- Los aspirantes demócratas a la presidencia de Estados Unidos, Hillary Clinton y Barack Obama, mostraron el viernes sus divergencias en temas como inmigración, economía, atención a la salud e Irak.

El debate considerado crítico para definir las aspiraciones demócratas, fue realizado en un gimnasio de la Universidad de Texas en Austin, por las cadenas de televisión CNN y Univisión y transmitido en inglés y en español a todo el país.

El evento se efectuó a menos de dos semanas de las elecciones primarias en Texas y Ohio programadas para el 4 de marzo y en los momentos en que ambos aspirantes sostienen una reñida competencia por el voto en ambas entidades.

Obama buscó en el debate promoverse como el candidato del cambio y trató de hacer ver a Clinton como la representante de la tradición burocrática de Washington.

El senador por Illinois dijo que aún cuando comparte con la senadora Clinton muchas posiciones políticas, "existe una diferencia fundamental entre nosotros" en términos de cómo promover los cambios en Washington.

Clinton, por su parte, dijo que ella y Obama ofrecen a los electores un muy diferente historial de logros, al reiterar su ya tradicional ataque de que su contrincante ofrece solo palabras y ella hechos.

La senadora por Illinois, acusó a Obama de plagio político y de representar un cambio que puede ser copiado de otro.

La acusación marcó un inusual momento en el debate, que en la mayor parte del tiempo se desarrolló de manera civilizada.

El encuentro entre ambos aspirantes a la candidatura presidencial demócrata inició con una pregunta de Jorge Ramos, el conductor de la cadena de televisión en español Univisión, sobre Cuba.

Al responder, Obama y Clinton mostraron diferencias en su política hacia la isla, pues el senador por Illinois dijo que se reuniría sin precondiciones con Raúl Castro, en tanto Clinton se pronunció por establecer primero algunos requisitos.

Obama, quien había dicho en debates previos que aceptaría reunirse con Fidel Castro, sostuvo ahora que lo haría con su hermano Raúl si es declarado presidente del país sin condiciones, pero con preparativos previos.

En contraste, Clinton sostuvo que de llegar a ser presidenta ella no se reuniría con Raúl Castro "a menos que haya evidencias de que el cambio está ocurriendo, porque es importante que estén comprometidos a cambiar la dirección".

El tema de la inmigración mostró luego las coincidencias entre ambos en este asunto que mantiene dividida a la sociedad estadunidense.

Clinton se comprometió a que de llegar a la Casa Blanca propondrá una reforma migratoria integral en los primeros cien días de su gobierno.

Agregó que se debe hacer una reforma correcta al sistema migratorio que incluya los diversos aspectos del problema.

Obama admitió coincidir mayoritariamente con su contrincante en este tema, al señalar que es algo en lo que ha trabajado extensamente.

El senador por Illinois destacó que es importante que se elimine la retórica que ha ensuciado el tema de la inmigración y que ha sido dirigida contra la comunidad hispana, lo que ha promovido que se incrementen los crímenes de odio en contra de este grupo étnico.

"Esto es inaceptable, somos una nación de leyes. Necesitamos una reforma migratoria integral. Más reforzamiento a la frontera pero también una vía a la legalización de 12 millones de indocumentados", dijo.

Ambos se enfrentaron luego en los temas que han sido comunes a lo largo de la campaña demócrata, el de atención a la salud, la economía e Irak.

La senadora por Nueva York, quien promueve de manera constante su plan de cobertura universal de salud, acusó a Obama de tener una iniciativa que dejaría a 15 millones de estadunidenses sin seguro médico.

Obama, en cambio acusó a Clinton de haber manejado mal esta propuesta en su papel de primera dama durante la presidencia de su esposo Bill Clinton.

"Yo voy a hacer las cosas diferente. Podemos tener grandes planes, pero si no cambiamos la forma en que funciona la política en Washington, entonces ninguno de nuestros planes va a llevarse a cabo", indicó.

La ocasión marcó el segundo debate directo entre ambos candidatos y se dio en los momentos en que la campaña de Obama va en ascenso con victorias continuas en las elecciones primarias de 10 entidades.

Obama mantiene ahora una ligera ventaja sobre Clinton en el número de delegados encargados de elegir al candidato presidencial.

La senadora por Nueva York no ha ganado ninguna primaria desde el Súper Martes, el pasado 5 de febrero.

– NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login