Peculiar campaña disuadió a chilenos de fumar

Por Marcel Garcés

Santiago.- La imagen de "Don Miguel", un anciano aquejado de enfisema pulmonar y cuyo rostro fue impreso en todas las cajetillas de cigarros, fue determinante en Chile para disuadir a los fumadores antes de promulgar la Ley del Tabaco en 2006.

La ley, que prohíbe la venta y publicidad de ese producto cerca de colegios y restringe su expendio y consumo en bares, restaurantes, edificios públicos y centros comerciales, es acatada actualmente por ciudadanos, comercios, empresas privadas y órganos gubernamentales.

Previo a su entrada en vigor, las autoridades tomaron medidas como aumentar el tamaño del aviso en las cajetillas sobre los riesgos del tabaco para la salud, dividir comercios en áreas de fumadores y no fumadores o convertirlos en sólo una de las dos opciones.

Además se establecieron sanciones para quienes no apaguen su cigarrillo en lugares públicos o incumplan las restricciones publicitarias, con multas de hasta 73 mil dólares.

Sin embargo, un peculiar impacto tuvo la campaña publicitaria en la que apareció "Don Miguel", pues a ella se atribuye que miles de chilenos hayan decidido dejar de fumar.

"Don Miguel, chileno, fumó 20 años, perdió su laringe por cáncer", rezaba la leyenda del Ministerio de Salud que acompañaba la imagen del anciano protagonista de la campaña sanitaria, cuya foto ocupaba el 50 por ciento del espacio de la cajetilla.

En la actualidad, y luego de meses que "Don Miguel" fuera el rostro visible de la campaña, su imagen fue sustituida por una foto donde aparece una boca con dientes deformados y amarillentos, con la advertencia "Cuidado! Estos cigarrillos te están matando".

"Estos cigarrillos te causan cáncer, infartos, enfisema, daño en tu boca, tus dientes y todo tu organismo (.) Yo tengo mal aliento, el humo del tabaco se impregna en todo tu cuerpo y te mata día a día", advierte el gobierno chileno en cada cajetilla.

A más de un año de que entrara en vigor la normativa antitabaco, los efectos en la población han sido positivos, según fuentes del Ministerio de Salud de Chile, lo que se refleja en una reciente encuesta de la consultora privada Mori.

De acuerdo con el sondeo, 29 por ciento de los fumadores chilenos ha reducido su consumo de tabaco y 25 por ciento está tratando de dejar el cigarrillo, en tanto que sólo un tercio de los adictos a la nicotina se resiste a renunciar a ese hábito.

Respecto a la población que no es fumadora, siete de cada 10 personas en ese sector nunca ha consumido tabaco, ni piensa hacerlo en un futuro cercano, conforme al estudio de Mori.

La encuesta demostró además que el 99 por ciento de la población nacional tiene claridad que el tabaco es dañino para la salud, ya sea fumarlo o respirar el humo de los cigarrillos.

El sondeo de Mori constató también que existe consenso en los chilenos de que se debe evitar la exposición al humo del tabaco en adultos y niños y que los fumadores activos deben abstenerse de contaminar los espacios compartidos.

De acuerdo con el Ministerio de Salud, hasta antes de la entrada en vigencia de ley antitabaco morían cada año en el país unas 14 mil personas en promedio a causa del tabaquismo, y los últimos estudios constatan que el 42 por ciento de los chilenos son adictos.

Chile pierde cada año unos mil 140 millones de dólares en tratamientos para pacientes con infarto, cáncer o enfermedad pulmonar obstructiva crónica, que tienen en común haber consumido cigarrillos durante varios años.

El objetivo de las autoridades chilenas con la ley antitabaco

You must be logged in to post a comment Login