Steve Fossett: millonario y aventurero con 116 marcas mundiales

Por Oscar Santamaría

Nueva York.- Para Steve Fossett, millonario y aventurero, no había límites, una actitud ante la vida que le llevó a establecer 116 marcas mundiales, más que ningún otro deportista en la historia.

"Las cosas que hago son las que muchos quisieran hacer. Yo simplemente salgo a la calle y las hago", señaló alguna vez Fosset, declarado oficialmente muerto a los 63 años de edad el pasado 15 de febrero, luego de permanecer desaparecido cinco meses.

El 3 de septiembre pasado, Fossett no regresó de un vuelo de inspección para un nuevo posible reto sobre Nevada. Durante un mes, docenas de aviones y helicópteros sobrevolaron la zona para buscarlo, tareas de rescate que terminaron cuando llegó el invierno.

Pilotando globos, aeroplanos, surcando los mares, escalando montañas, corriendo y nadando, sus hazañas asombraron al mundo. Nada le impedía desafiar a la lógica y reírse del miedo. En la actualidad, más de 60 de sus marcas siguen aún vigentes.

En 2002, después de varios intentos fallidos, Fossett se convirtió en la primera persona en dar la vuelta al mundo en solitario en un globo aerostático, recorriendo 32 mil kilómetros alrededor del hemisferio sur en dos semanas.

En 1998, este reto casi le cuesta la vida: después de llevar 22 mil kilómetros a sus espaldas, el globo se incendió cayendo en el Mar de Coral de Queensland, infestado de tiburones. Su rescate, 23 horas después, ocupó los titulares de los diarios.

En 2005, Fossett se convirtió en la primera persona en volar sola en un aeroplano alrededor del mundo sin repostar, cubriendo el viaje en 67 horas.

Cuatro meses después, junto a un copiloto, cruzó el Atlántico en una réplica de un avión de la Primera Guerra Mundial surcando los aires ayudado nada más que por un sextante y una brújula.

En 2006, dio de nuevo la vuelta al mundo sin parar estableciendo el récord del vuelo más largo de la historia al recorrer 42 mil 400 kilómetros en 76 horas y 45 minutos, sólo tomando siestas de 10 minutos y bebiendo batidos.

Otra de sus proezas aéreas fue volar a una altitud de 15 mil metros sobre los Andes, en un hecho nunca antes visto.

En el mar, Fossett marcó 23 marcas mundiales, la mayoría con su maxi-catamarán Cheyenne (antes llamado PlayStation).

En 2001, el millonario aventurero ingresó al Guinness por cruzar el Atlántico en cuatro días y 17 horas. Tres años después, dio la vuelta al mundo en 58 días, nueve horas y 32 minutos, superando por seis días el anterior récord.

Pero hay más. Entre hazaña y hazaña, corrió varios maratones, el triatlón Ironman, los 160 kilómetros de carrera sobre esquíes, escaló las montañas más altas (sólo se le escapó el Everest) y compitió en carreras de coches como Le Mans y las 24 horas de Daytona.

También logró cruzar a nado el Canal de la Mancha en 1985 -luego de tres intentos fallidos-, tardando 22 horas y 15 minutos, hazaña que lo llevó directo al hospital afectado por hipotermia.

James Stephen Fossett nació el 22 de abril de 1944 en Jackson, Tennessee, hijo de un gerente de una compañía farmacéutica, pero creció en California.

Desde joven se interesó por las aventuras, fascinado con National Geographic. Diagnosticado con asma, encontró una perfecta vía de escape para su pasión aventurera: los "boy scouts".

"Cuando tenía 12 años escalé mi primera montaña.

{jcomments off}

You must be logged in to post a comment Login